Google+ Badge

jueves, 17 de septiembre de 2015

Cronicas desde Peru

Muy buenas,

Por cambiar de tercio y dejar por un día las carreras, aquí va un post y bastantes fotos sobre un viaje mitad trabajo mitad vacaciones por Perú durante las últimas dos semanas. No del todo "running", pero bastante "sky".

Bueno, a decir verdad la primera semana tampoco "sky"... El motivo del viaje fue un congreso en la ciudad de Iquitos, en medio de la amazonía peruana (la ciudad más grande del mundo del mundo a la que no se puede acceder en coche, solo barco y avion). Para los que no conocéis que hago con mi vida a parte de hacer el cabra por el monte, trabajo en investigación sobre temas de ríos, así que qué mejor lugar para hacer un congreso sobre ríos que al lado de un riachuelillo como el Amazonas. Tranquis, nada sobre el contenido del congreso. Solo como curiosidad, algunas cosillas que hacen los ríos cuando no se les lleva a toque de pito como hacemos normalmente... (https://www.youtube.com/watch?v=WRDjfs8IWFM)
Cinco días pasados en una ciudad con sabor a selva, a música, a mototaxis... y a huelga. Dos días de huelga con la calle a reventar de basura por unas protestas de la gente por la explotación de recursos petrolíferas por parte de una empresa canadiense. Qué cosas tiene la gente, quejarse porque sea alguien de fuera quien saque tajada de su región...
Y después de cuatro días de congreso que acabaron en una fiesta a base de cumbia y salsa, avión para Lima y autobús para Huaraz, la capital de Ancash, provincia (o región, o departamento... no me quedó claro la distribución jerárquica de las regiones) donde se encuentra la Cordillera Blanca y las montañas más altas de Perú, concretamente el Huascarán, que con sus 6768m es el techo del país. La idea era hacer trekking durante 4 o 5 días, más alguna otra excursión de un día. Las dos zonas estrella son el macizo del Alpamayo (al lado del Huascarán) y la de Huayhuash, algó más al sur. Mucha gente dice que el Alpamayo es la montaña más bonita del mundo. Yo soy del Cerro Torre, pero aún así me decanté por la primera alternativa. La opción "mainstream" en esa zona es el Trekking de Santa Cruz, unos 40-50kms subiendo por un valle hasta cruzar un paso de 4700m y bajada por el lado opuesto. Después está el Tour del Alpamayo, que complementa el anterior con la vuelta por la vertiente norte de dicho pico. Rebuscando acabé optando por algo un poco más "freestyle", con un par de días por una zona menos visitada y conectando con la parte más remota del Tour del Alpamayo. Con algo más de detalle la cosa fué así:

Dia 1: después de llegar a Huaraz desde Lima, 5 horas de bus hasta Huari, un pueblecito a 3150m ya en la vertiente amazónica de la cordillera y 7 kms caminando por pista hasta la Laguna de Purhuay (3580m).

Dia 2: Laguna de Purhuay - Chacas: unos 35kms pasando el collado de San Bartolomé (4600m) siguiendo unas impresiones del googlemaps (opción relieve), en modo bastante "explorer". Empecé con unos lugareños la mar de majos que subían a buscar un toro que habían amarrado junto al camino. Vacas, toros, miradas de tanteo entre ell@s y yo, dinámica general del trekking. Chacas, un pueblo con una ubicación privilegiada y una plaza de armas (versión sudamericana de la Plaza Mayor) con vistas espectaculares.





Dia 3: Chacas - Tuctu: me salté unos 30kms de carretera pillando un "combi" (furgo taxi), que me dejó a 4600m junto a un tunel bajo el collado de la Punta Olímpica. Subí al collado (4890m) andando por la carretera vieja. Curiosas las señales de "curva peligrosa" y "reduzca la velocidad" por una pista hecha de rocas por la que yo no sé si bajaría en mountain bike. Hay que ser tozudo para meter una carretera por ahí. Bajé por la vertiente oeste (Pacífico) con vista al Huascarán otra vez a la carretera nueva y tras caminar otros 3 o 4 kms siguiendo revueltas de un lado para otro, al primer coche que pasó lo paré (directamente, ni autostop ni historias) y le pedí que me bajase un trecho, hasta la entrada de un camino. Por ahí subí otro collado de 4800m, primera muestra de que mi proceso de aclimatación no había sido muy orotodoxo que digamos y la combinación mochilón-altura me iba a sacar los colores. Por suerte tras la bajada me encontré a unos lugareños comiendo en un molino que me invitaron a un guiso de arroz, patata y pollo que me sentó de muerte, con ensalada y todo (precauciones fuera, que no falte de ná...). Paré... o abordé directamente a un camión que pasaba para evitar otros 10kms de pista polvorienta. A falta de sitio dentro, a dar saltos en el remolque con un jovencillo compañero de trayecto. Así conecté llegué a Vaquería (3700m) y conecté con el inicio del trekking de Santa Cruz, del que hice unos 15kms, lo que me dio tiempo antes de caer la noche, hasta acampar a unos 4000m. Nunca en mi vida había visto y espero no volver a ver, semejante cantidad de mosquitos. Antes de que llegase a sacar las mallas y el polar me habian dejado brazos y piernas como un colador. Entre contar picadas y estrellas, opté por las estrellas. A pesar de aguantar en la batalla mental por no rascarme esa noche no dormí con semejante picor.







Dia 4: Tuctu - Jancapampa: me salí de la ruta del Santa Cruz hacia el Tour del Alpamayo, cruzando el collado de Pucaraju (4700m). Subiendo en primera (una respiración por paso), pero aceptablemente. Bastante peor el segundo collado (Tupatupa), a pesar de tener "solo" 4300m. Llegué a la cima teniendo que parar cada poco rato a descansar del peso de la mochila y recuperar pulsaciones y respiración. Me empecé a plantear la viabilidad del plan previsto con esta falta de aclimatación. Bajé a Pishgopampa e hice parte de la subida siguiente, hasta 3900m, para intentar descargar el día posterior...




Día 5: Jancapampa - Huillca: subida al Paso Jancapampa (4600m). casi 3 horas para subir los 700m de desnivel y llegada al collado como esos que ves llegar a la cima del Everest. Dolor de cabeza manifiesto y en vistas de panorama, "abortar mision". Me quedaban dos collados de 4800m para completar el recorrido, entre los cuales no había escapatoria posible. Aparte de eso en esa zona no había ni el tato. En todos el recorrido fuera del Santa Cruz no encontré más que una pareja de franceses y otra de rusos, y el último día ni siquiera un pastor cuidando vacas... nada. Así que opté por bajar a una aldea, Huillca y salir de allí como fuese, pero hacia abajo. Esto de Huillca eran dos casas, en una una señora con su hija y en la otra el hijo. Otro planeta. Tuve una suerte increíble y ese día habían subido un grupo de adolescentes a celebrar su graduación con una visita a una Laguna de por allí arriba. Iban en furgoneta y tras otra comida de gorra, bastante mejor que mi dieta de spaguettis con tomate y atún, me subí con ellos rumbo a Pomabamba (un pueblo relativamente importante de donde podía volver a Huaraz). Los primeros 25-30kms fueron por una pista...trocha le llaman ellos...que en fin... Solo decir que a los 2kms nos bajamos y el chofer sacó una cuerda la ató al parachoques y tuvimos que subir una rampa de piedras sueltas tirando de la furgo mientras el hombre jugaba con acelerador y embrague. Acabé extenuado y casi arrepentido de no haber seguido con el trekking. Tras 50kms en 6 horas y sin poder participar demasiado de conversaciones y bromas adolescentes y 90% en quechua, llegamos a Pomabamba. 15 soles (4,70 euros) entre hotel y cena. La cena, correcta: sopa, arroz con patata y pollo y un vaso de limonada. El hotel... dejémoslo en básico, de esos en los que separas la cama de la pared para aislarte de posibles enemigos y la cama... puse la colchoneta encima... no hase falta desir nada mas...




Después de un pequeño accidente nocturno consecuencia de que la estatura media en Perú sea de 1m59 casi me voy al autobus con una brecha en la cabeza. Vuelta a Huaraz en bus sin mayor historia, pasando de nuevo por el Tunel de la Punta Olímpica. Me quedaba un día por la zona antes de coger el bus a Lima, así que decidí hacer una excursión de un día a la Laguna 69 (un nombre como otro cualquiera, marranos...). Era rollo tour, pero acabé escabulléndome y después de subir al lago por mi cuenta di una vuelta por un senderillo en balcón que ha sido lo mejor de la semana. Vistas de Chopicalqui, Huascarán, Huandoy, Pisco... Fotos a tutiplén hasta llegar a un refugio donde pasé un rato agradable con unos simpáticos italianos. Mucho mejor sin la mochila, aunque subiendo se sigue notando que estás a casi 5000m.
Y eso fue ayer, vuelta a Huaraz y esta noche he venido en bus a Lima, donde estoy matando el rato antes de pillar el avión de vuelta a casa esta noche (esto lo escribí el sábado mientras me aburría en Lima).






Huaraz y la Cordillera Blanca, una zona muy recomendable. Las montañas son espectaculares. De 5000m para arriba se vuelven exrtemadamente técnicas, casi diría agresivas, con unos glaciares inestables que se agrietan y se rompen por todos lados. Forman unas pendientes con unas acanaladuras características y unas aristas con unas cornisas que quitan el hipo. A nivel social, fuera de las zonas más concurridas se corresponde bastante con el concepto de "donde Cristo perdió el gorro". El nivel de castellano llega a ser bastante justo (incluso inexistente). Gente que vive en pequeños pueblecitos, sin acceso motorizado, de la ganadería, pequeños cultivos y poco más.
A nivel de precios, Perú es menos barato que hace 8 años (normal) pero hay mucha diferencia entre zonas turísticas y pueblos perdidos (doble o triple fácilmente) para temas como alojamiento y comida.
En fin, si a alguien le interesa algo más sobre esta zona aquí estamos.

Besos y abrazos

No hay comentarios:

Publicar un comentario