Google+ Badge

sábado, 26 de diciembre de 2015

Campeonato de España de Rogaine: Gran Canaria

Vamos a sacarle las telarañas al blog...

Admito que me salté una crónica por el camino (algunos me han puesto falta por ello ;-) ). Hace cosa de un mes hicimos con Jaume el Rogaine de Cap de Creus (12 horas de batalla contra zarzas de todos los tamaños en las que acabamos terceros a años luz de CD Navarra y algo por detrás de Entrebalizas de Madrid). No sé si porque no fue nuestro mejor día o porque los días después estuve más liado que la pata de un romano, lo fui dejando pasar y hasta hoy hemos llegado. Llegados a este punto casi que os explico mejor la historia de este finde, que se nos ha dado mejor, jejeje... Llamadme ventajista.

Asi que este fin de semana pasado nos fuimos para Las Palmas para participar en el campeonato de España de Rogaine. Los más fieles seguidores de este blog recordaréis que allá por el mes de mayo hicimos otro Campeonato de España de Rogaine, en el que Jaume y yo hicimos equipo con el maestro Tommi Tolko, y nos dio una clase magistral que nos llevó a ventilarnos todas las balizas con media hora de margen. No conozco muy bien los detalles del tema pero la cuestión es que aquel era de la Federación Española y este es el del circuito Iberogaine. Debe haber algún problema entre ambas partes o algo así...
Así que después de todo el día de aviones y esperas y 60kms de por carreteras repletas de curvas de Gran Canaria profunda nos plantamos en Artenara, un pueblecito de la zona noroeste de la isla. En época de recortes optamos por la opción rastrera de dormir en el suelo del pabellón municipal. La acústica del recinto, fantástica para amplificar los ronquidos inevitables de situaciones en las que duermes con 20 o 30 personas.

A las 4 de la mañana arriba, desayuno, preparar las cosas y para la salida, que a las 5.30 reparten mapas. Tenemos 30 minutos para preparar la estrategia. Esto es lo que encontramos...
http://www.sportrec.eu/ui/#1b74rru

Inciso: vamos a hacer un experimento, el link anterior es un mapa interactivo donde al principio estamos todos los equipos en la salida (podéis ver el mapa entero) y si le dais al play podéis ir viendo como evoluciona cada uno después. Bastante más fácil de seguir que mis pantallazos con líneas del Paint...

Hacemos lo de siempre, 4 cuadrantes y a sumar puntos en cada zona. Hay más puntos en el oeste y además parece que más desniveles así que decidimos empezar por ahí. La salida está al sur y en el centro así que la idea es recorrer el mapa en sentido horario (a grandes rasgos). Este rogaine tiene la particularidad de que se puede acabar en el mismo punto de salida y en el avituallamiento (HH) situado al oeste. Bueno, en principio escogemos la primera opción. Nuestro plan es empezar hacia la 47 (justo al sur) e ir hacia el oeste más o menos a nivel: 99-56, subir a la 79, bajar hacia 98, 87... De ahí subir hacia el norte y barrer esta zona del mapa... Iremos viendo.
Justo a las 6 de la mañana suena la cuenta atrás y salimos todos los equipos, cada uno según su estrategia. Giramos por una calle pero donde pensabamos que podríamos saltar a la carretera desde la que atacar la 47, sólo vemos un muro de casas. Pues nada, a rodear hacia el oeste... Me parece que algo parecido les ha pasado a Tommi y Aurelio, que junto con CD Navarra son nuestros equipos de referencia. Bajamos por una carretera hacia la rotonda del pabellón donde hemos dormido y le digo a Jaume que ya que estamos aquí vayamos a tachar la 35. Subimos por una cuesta y tras unos metros de caminillo la encontramos fácilmente en una terraza (del monte, no de un bar...). Deshacemos nuestros pasos y vamos a seguir con nuestro plan establecido. Bajamos a la 47 por un caminillo y un breve repecho hacia lo alto de un montículo y de ahí nos dirigimos a la 99 intentando ir a nivel aprovechando un sendero. Esta primera hora es de noche, que no es lo nuestro (almenos cuando no hay salsa de por medio...), así que nos toca estar muy atentos para no cagarla. Subimos por un espolón siguiendo unas luces que están fichando en la 99 y después de marcarla bajamos a recuperar la pista que flanquea la montaña por el sur. Intentando atajar nos liamos por unos cortados muy empinados. Moraleja: a la que las líneas de desnivel estén muy juntas, no nos emocionemos... Finalmente llegamos a la pista y subimos a buen ritmo hacia la 56.
En el camino de acceso nos surge un problema. El sendero describe una S que nos hace creer que ya estamos al lado de la baliza. Nos pasamos 10 minutos buscandola en lo alto de un espolón. Nada... Al final nos vamos. Si está más arriba bien, si no seguimos adelante porque no nos podemos pasar todo el día. Efectivamente, 100 metros más arriba hay otra S parecida (esta sí es la del mapa) y encontramos la baliza en el espolón siguiente. Moraleja: hay algunos detalles de los senderos que no están en el mapa, cuidado con eso... De camino a la 79 hay que subir y tirar de pata, cosa que a estas alturas todavía no duele. Van saliendo las primeras luces y eso facilita las cosas. Fichamos esta baliza y nos dejamos caer por un buen sendero hacia un cruce de carreteras desde el que atacamos la 98. De bajada hacia la baliza nos encontramos un tipo tumbado sobre una manta en medio del bosque. Está tan sorprendido de vernos como nosotros a él. Atinamos bastante bien los 9 puntos de la 98 (recordad que la puntuación de cada baliza es la cifra de las decenas) y de ahí vamos sin mucha dificultad a la 87.
Aquí el plan original era ir hacia la 78 olvidándonos de la 67 (también habíamos descartado de inicio la 57, perdida hacia el sureste), pero Jaume propone que vale la pena ir a hacerla aprovechando el sendero que llanea-baja hacia allá. Me convence y añadimos estos 6 puntos a la lista, antes de seguir hacia la 78, que también se encuentra fácil en lo alto de un espolón con unas vistas hacia Tenerife espectaculares. Recuperamos el camino y bajamos a buen ritmo hacia la 97. Otros 9 puntos y hacia la 44 por una acequia que facilita mucho las cosas. Algo más de lío hacia la 43, hasta que volvemos a recuperar la acequia y un sendero posterior que nos dejan sin problemas en estos 4 puntos.
Parece que no pero llevamos ya 3 horas de carrera. Nuestro plan ahora es subir a la 77 e ir al avituallamiento. Enfilamos esta subida y yo noto que voy menos alegre que otros días. Pasar de entrenar 6 días por semana a bailar 6 días por semana es lo que tiene, no le puedes pedir peras al olmo... Algo preocupado por mi futuro en la carrera y aprevechando que Jaume me deja marcar el ritmo intento poner una marcheta sostenible. Vamos identificando revueltas y cortados a un lado y a otro. Se hace largo... Finalmente salimos a lo alto de una terraza, donde encontramos la baliza y más vistas impresionantes. Salimos al nordeste hacia la carretera y en vistas de que corremos el riesgo de que el avituallamiento no esté montado (abría a las 10, 4 horas de carrera), decidimos fichar antes la 33. Llegamos a la HH cuando están poniendo los primeros vasos de Coca Cola. Reponemos líquido, que el día pinta duro a nivel de calor y no tenemos muy claro cuando podremos avituallar de nuevo, y seguimos adelante con el plan. Aquí hemos descartado las cuatro balizas del extremo noroeste (95, 101, 76, 52) y un pequeño bucle hacia el sureste (53-88-55-45). El ritmo es de entre 3 y 4 balizas por hora, así que vamos hacia las 40 balizas, lo cual quiere decir descartar unas 20.
Salimos hacia la 34, sin problemas y tras superar un montículo bajamos hacia la 85. Nos colamos un poco en el rumbo y acabamos demasiado a la izquierda, en un grupo de rocas. Las descripciones de control indican que la baliza está en UNA roca, no en un grupo... Al final acabamos viendo un mega-pedrusco algo más al este. Es el bueno... Bajamos a buscar la carretera que nos lleva a la 65, sin más problemas que el de que estoy a punto de perder el Sportident (la pinza que sirve para registrar el paso por las balizas). Jaume salva la carrera y mis 60 euros de fianza. Nos dejamos la 32, que son 3 puntos y queda muy colgada, y nos vamos a la 42 pasando antes por una fuente. Encontramos la baliza al oeste de un pequeño embalse, con algo de confusión ya que nos parece que el mapa la marca al este. Celebramos otro mini-consejo de guerra y decidimos ir a por las balizas 75 y 64, 13 puntos que teníamos ahí en duda. El laberinto de caminos hacia la 75 es algo complicado pero al final tiramos de rumbo y acabamos dando con ella en otra terraza de vistas privilegiadas. Rumbo sencillo hacia la 64, y subimos hacia el este para tachar la línea 84-94-74, 24 puntos que se hacen de forma muy favorable casi todo por caminos. Llevamos 6 horas, mitad de carrera, y hemos hecho más o menos lo previsto en la mitad oeste del mapa. Vamos ahora hacia la otra parte...
Salimos a la presa de un embalse y de repente el sol y el calor nos atizan de lo lindo. Son las 12 y hemos salido de la protección del bosque. Normal... Subimos hacia la 63 con un aire algo apesadumbrado. La temperatura hace que apetezca comer menos. Yo sigo mi rutina de comer algo cada hora en punto (mini-brioche de queso con mermelada, o de paté o un kit kat... mi preferido es el primero). Con el calor tardo 15 minutos en engullir el minibocadillo a base de pequeños tragos de agua. El único consuelo es que el calor es para todos. Duele la ida y vuelta hacia la 68 y se hace mejor la bajada a la 83, durante la que vamos aguzando el oido para ver si encontramos algún riachuelo por el que corra el agua... Nada, el viento... Al menos bajamos por una vaguada sombría donde se está más fresquito. Calores aparte, hasta aquí la carrera está yendo bastante bien. Hemos tenido un pequeño fallo al principio por la noche pero lo demás va según lo previsto. Otra cosa será la estrategia, que nos da la impresión de que es contraria a la de muchos otros equipos. A ver si continuamos así...
Pues no, no continuamos así... Nuestra idea aquí es hacer 73-93-100, para de ahí ir hacia la esquina noreste del mapa. Salimos a una carretera para ir a buscar un camino que sube por un espolón que nos llevaría a la 73. En algún punto nos pasamos de largo (ahora viendo el link que os he puesto arriba veo que si hubiésemos llegado 30 segundos después hubiésemos visto un equipo que venía de arriba...) y acabamos metidos en una vaguada, fuera de camino, todo lleno de muros, vegetación, cactus... Podéis verlo en el video... Más vueltas que un manco en una piragua... La tensión crece y yo me voy cabreando con el mundo y desmoralizando por momentos. Acabamos perdiendo casi media hora hasta que volvemos a salir a un camino identificado, con la sensación de haber tirado la carrera a la basura. Casi tengo ganas de plegar...
En fin, con pocas ganas de hablar me dejo caer hacia la 93, que ahora nos queda más cerca, y volvemos a subir hacia la 73, parándonos a pedir agua en una casa, a ver si así se nos refrescan las ideas. La 100 está descartada, vamos a hacer 72-92-82. Almenos este trozo es fácil a nivel de orientación, todo por caminos sin más problema que aguantar la que nos está cayendo encima. Decidimos pasar por la fuente que hay al lado de la 82. El agua nos levanta un poco el ánimo. Dudamos en qué orden hacer las siguientes cuatro balizas que tenemos al sur. Al final decidimos hacer 91-62-71-80. No presentan mayores problemas y físicamente parece que aguantamos. Yo después del momento de duda de esta mañana parece que he reaccionado razonablemente bien a nivel de piernas. Nos quedan algo más de dos horas y es momento de plantear cómo acabamos el tema. Calculamos que hay tiempo de hacer 7 balizas y nos parece que lo más rentable es hacer 31-70-50, última subida hacia la 90 y de ahí bajar hacia la meta recogiendo 61-49-38. Al ritmo que vamos y si no hay problemas debería ser factible. Si hay problemas siempre podemos descartar la 90 y acortar por la carretera.
Ningún problema en 31 y 70 que caen muy fácil. De ahí bajamos hacia unas casas donde nos tememos una confusión similar a la que nos ha hecho perder media hora hace un rato. Voy identificando bien las casas y los diferentes cruces a escala milimétrica en el mapa. Me crezco... Y me confío. Así que llegados al cruce clave le digo a Jaume que "es por aquí". El camino bueno salía 10 metros más abajo. Eso hace que acabemos flanqueando por un sendero que no es el que nos lleva directo hacia la 50 y que más adelante nos toque atravesar por un terreno algo jodido. No es tan dramático como antes pero es un primer paso hacia tener que descartar la 90. El segundo paso llega cuando, después de fichar la 50 (también con algo de lío), el "camino" que nos tiene que llevar hasta la carretera superior está de plantas hasta la bandera. El sendero deja de ser digno de tal nombre y lo perdemos inevitablemente. La vegetación tampoco se deja así que acabamos subiendo por un terraplen terrible, de gravilla deshecha, en el que subimos la pierna un metro para ganar 10 centímetros. Mil años después acabamos saliendo al ansiado asfalto. La 90, no way...
Quedan 55 minutos, así que plan B y bajamos por la carretera para ir directos a la 61. La bajada relanza un poco las piernas, pero al coger el sendero noto que las mías ya van justas. Con la tensión, no me he comido el bocadillo de las 11 horas y ahora ya me da pereza. Subo como puedo a unos metros de Jaume. Pasamos por la 61 y yo termino la subida un poco zombie y desentendiéndome algo de la orientación. Afortunadamente sólo queda bajar. Entre camino y pista llegamos a la 49. Nos quedan 20 minutos, llegar creo que llegamos, pero no conviene que haya problemas en la 38...
Los hay... En teoría una pista lleva directo a la baliza pero acabamos en un rellano algo más abajo. Quedan menos de 10 minutos, estamos a punto de irnos para la meta. Miro hacia abajo y no hay ningún depósito. Tiene que estar aquí arriba por narices. Me subo por un terraplén y veo la baliza allá arriba. Le grito Jaume y se acerca, con bastantes más fuerzas que yo. Sale primero para buscar un paso de vuelta y yo sigo detrás recuperando un poco el aliento para el último sprint. Llegamos a la pista, que afortunadamente hace bajada. Encuentro algo de fuerzas y alargo la zancada para ganar unos segundos por si nos líamos en las calles al llegar (os recuerdo que si llegamos tarde nos restan 5 puntos). Afortunadente el pueblo aparece ya muy cerca tras una curva de la montaña y entramos en las calles todavía con tres minutos de margen. Al final la misma calle nos lleva a la plaza donde está la meta así que nos acaban sobrando dos. Apurando pero bien, es lo que toca...
Acabo con la sensación de no saber si lo hemos hecho bien o mal. Sin ese fallo a mitad de carrera creo que tendría buenas sensaciones. Así, ni idea. 41 balizas, 261 puntos. CD Navarra y Adventure Addicts (Tommi y Aurelio) parece que han acabado en la otra llegada, así que nos sabemos cuántos puntos han hecho. La primera preocupación es llegar al avituallamiento y recuperar líquidos, que me hacen falta litros. La segunda ir al pabellón a pasar por la ducha. Ahí nos encontramos con todos los demás y comentamos la jugada. Parece que todo el mundo ha tenido sus problemas y al final a pesar de los nuestros, no se nos ha dado mal la cosa :-).

En la cena arraso con tres platos de garbanzos, papas arrugadas, pan con una salsa que no me acuerdo qué era pero que pintaba potente... Perfectamente recuperado para la foto en un pódium que será difícil que repitamos en este orden, pero muy contentos porque parece que con nuestros fallos y problemas pero vamos mejorando.

Besos y abrazos

P.D: algunos datos para freaks:
Distribución de puntos:
0-2h: 45 puntos (7 balizas)
2-4h: 40 puntos (7 balizas)
4-6h: 58 puntos (9 balizas)
6-8h: 36 puntos (5 balizas)
8-10h: 54 puntos (7 balizas)
10-12h: 28 puntos (6 balizas)

Zapatillas: Scott Kinabalu Supertrac, puede que la zapatilla más equilibrada que he probado, cómoda, buen agarre, cierto que no era el terreno más exigente que he visto. Sólo, por las hojas secas de pino en el suelo, que resbalaba algo. Única pega, la durabilidad, empiezan a tener algún punto débil.
Mochila: Ultimate de 11 litros, con dos bidones de 650ml y el Camelbak (suerte)
Comida: 8 minibocadillos y 4 kitkats (me sobró un minibocadillo y 2 kit kats)