Google+ Badge

jueves, 20 de julio de 2017

High Trail Vanoise

Buenas!

Después de dos años y medio en Lyon catando los Alpes cada fin de semana, sobre todo en verano, en 2016 no tuve la ocasión (o quizá no la busqué) de seguir descubriendo rincones de esta increíble cordillera. Me encantan los Pirineos, también los Picos de Europa que he descubierto un poco más este año con mi visita al Cainejo, pero cuando rodeas Chambery y te encuentras con ese Macizo de la Belledonne en todo su esplendor... O cuando subes hacia el Col des Montets desde Chamonix y giras la cabeza hacia el Mont Blanc en un día de sol... Estas montañas tienen otra escala que te despierta algo más en tus sentidos.
Así que al planificar la temporada decidí dotar al calendario de unas buenas dosis de Alpes. El plato fuerte y definitivo de la temporada vendrá el primer fin de semana de septiembre con el Ultratrail del Montblanc, una cita en la que tengo cuentas pendientes tras mi abandono de 2013. Pero un primer plato que no desmerece en absoluto lo viví la semana pasada, y por partida doble. La primera cita, el sábado 8 de julio, con motivo de la High Trail Vanoise. La segunda el domingo siguiente, la Royal Ultra Sky Marathon Gran Paradiso (podrían poner nombres más cortos...). Dos pruebas de Copa del Mundo (la primera de la serie Ultra y también Campeonato de Europa, la segunda de la serie Alpin), a las que me apunté siguiendo ese dicho de que vale más ser cola de león que cabeza de ratón.
La High Trail Vanoise es una especie de relevo o segunda versión de lo que en su día era la Ice Trail Tarentaise. Vine a correr la ITT en 2013, mal recuperado de ultras físicos y psicológicos. Un pajarón de magnitudes cósmicas estuvo a punto de acabar en abandono, que solo fue evitado por la perspectiva de 10 horas de viaje de vuelta con otra decepción que añadir a la mochila. Tenía ganas de volver a Val d'Isère y gozar de buenas sensaciones en este entorno espectacular. La HTV es una carrera muy particular, si no me equivoco la carrera de montaña más alta de Europa, llegando a los 3650 metros de la cima de la Grande Motte. Con un punto más bajo a más de 1700m y una altura media de 2500, se añade un componente diferente a los ya habituales. Los números: 70km con 5400m de desnivel positivo (mi reloj marcó más, casi 6000). Tres bloques diferenciados, unos primeros 34km en los que básicamente se sube y se baja la Grande Motte, 15km siguientes con una doble subida en la zona de Picheru y Sassière, y unos últimos 21 en la zona del mítico Col de l'Iseran, en los que se vuelve a subir hasta los 3400 de la Aiguille Pers. Otra particularidad, derivada de la altura y el paso por el glaciar de la Grande Motte, es la obligatoriedad de llevar crampones como material necesario.
Y con esa perspectiva me uní a un equipo de amigos, viejos compañeros de batallas, Francesc, Eli y Xavi, con los que pasé todo el fin de semana. El primero en romper las hostilidades fue Xavi, que con 55 minutos en el kilómetro vertical quedó tercero de la categoría de 60 años, y os aseguro que aqui en Francia hay mucho nivel en las categorías de veteranos, ahí es nada. A nosotros nos tocaba el turno el sábado a las 4 de la mañana.
Tras aparcar en un sitio de dudosa legalidad, llego con cierto estrés a la salida y empiezo a ver a diversas celebridades del trail. Bonito elenco de corredores, encabezado por el flamante campeón del mundo, Luis Alberto Hernando, y el subcampeón, Nicolas Martin. Mucha gente equipada de arriba a abajo con sus respectivos sponsors. Aquí el más tonto hace relojes, mejor mirar al suelo y pasar de todo. Llega la cuenta atrás y salimos hacia la noche por las afueras de Val d´Isère, con Luis Alberto encabezando a la manada desde el primer metro. La desbandada de búfalos inicial se ve interrumpida por una confusión por la falta de marcas en el primer kilómetro. Nos agolpamos unos segundos hasta que Nicolas Martin, toma las riendas y tira recto hacia una pista por la que tenemos que salir del pueblo. A partir de ahí la carrera sigue las típicas pautas del inicio de un ultra, al menos para mí, que es mirar el reloj e intentar que el exceso de pulsaciones sea minimamente razonable. Cuento frontales y veo que me estabilizo con unas 18 o 20 luces delante de mí. No es mala situación. Detecto a un portugués, Nuno Silva, que me suena de los primeros lugares el año pasado en Madeira. Jan, un checo con el que también coincidí en esa carrera. También las primeras chicas, Megan Kimmel (EEUU) y la segunda, que en la oscuridad pensaba que era Hillary Allen pero que después resultó ser Ragna Debats, holandesa pero afincada en Cataluña. Buenas referencias, buena posición, vamos a ver si entro bien en carrera.
La subida es bastante progresiva y trotable en su mayor parte. Noto que puedo hacerlo en zonas donde otros caminan y sin que se disparen las pulsaciones, lo cual me anima. Se me pasa relativamente rápido y aparecemos en unos prados sobre 2500m mientras se intuyen las primeras luces del día. El horizonte se abre y aparece enfrente el Mont Blanc, aislado y majestuoso con el color anaranjado del amanecer. Son de esas vistas que uno no se encuentra cuando no le han obligado a echarse a correr a horas intempestivas. Un tramo llano deja paso a una bajada hacia el Col de Fresse. Es una primera muestra de que respecto de mis compañeros y compañeras de ritmo, subo mejor que bajo. De todas formas no me estreso y saco una barrita para intentar entrar bien en la dinámica de alimentación. Afortunadamente la bajada no es larga y enseguida vuelve mi terreno y me vuelvo a acercar a mis predecesores. Entre uno y dos minutos delante de mí hay un grupo de unos 10 corredores que representa un caramelo muy interesante. Más cerca están "Hillary", Nuno Silva y Jan. Los voy alcanzando, así como también a los más maduros del grupo, que se va desmembrando. Buenas sensaciones, mientras superamos los primeros neveros antes de llegar al primer avituallamiento en la estación Panoramic (3050m, km14).
Relleno agua y como algo de fruta. Por lo demás, de momento voy comiendo de lo que llevo al ritmo que toca, veremos cuánto dura. Salgo por una breve bajada hasta poner los pies en la nieve. Unos cuantos corredores están parados poniéndose los crampones. En el briefing nos dijeron que se tenían que llevar pero que sólo serían obligatorios en la bajada y en caso de que así lo dijeran los del control del punto más alto. "C'est obligatoire?" pregunto... "Non, mais ils les ont tous mis"... Todos se los han puesto, pues nada, como todos... Me pongo los crampones, YakTrax en mi caso, y me ato la mochila como puedo con las manos que se me están quedando frías. No hace mal día, pero estamos a más de 3000 y son las 6 de la mañana, así que no se pueden pedir milagros. Con los neumáticos de nieve echo a andar pala arriba y me acerco a Jan y Ragna (ya la he reconocido). Les paso, pero en un tramo de bajada me devuelven la moneda. No sé cómo lo hacen, yo voy chafando huevos hundiéndome en la nieve y ellos parece que leviten. Por suerte vuelve la subida y vuelvo a recuperar terreno. "Qué com vas?"..."Beee"... me responde Ragna extrañada de oir catalán por esos lares... Para poco más da la conversación. Hay que guardar todo el oxígeno que por aquí no lo regalan. Empiezo a ver algún corredor que baja. La verdad es que no me parece que haya tantos, y bastantes están cerca, no está mal la cosa. Empezando a subir la última pala oigo un "Vinga Albert!". Es Francesc que baja. "Vinga, vinga anims!". Calculo que me debe llevar unos 5-6 minutos, lo cual me parece un buen resultado por mi parte. Cerca de Ragna y Jan acabo llegando al punto más alto. No lo había dicho pero quitaron los últimos 150 metros hasta la cima a causa de unas grietas. 
Venga, buen balance de la subida (llegué a lo alto en el puesto 22, aunque no lo sabía entonces), vamos a ver qué tal la bajada. Va, lánzate con un poco de gracia... Concentración... Bueno, mejor, consigo mantener más o menos con Jan, y no perder demasiado con Ragna. Aunque son las 7 de la mañana, la nieve está sopa después de que hayan pasado los primeros. Más o menos dignamente llego de nuevo al Panoramic. Cojo otro plátano y le pido a una de la organización que me meta los YakTrax en la mochila. Duda... "Ça va tout salir..." (lo va a ensuciar todo) ... Vaya, no me digas...pues qué pena... Pensando en problemas más importantes intento ubicar el camino de bajada, que bordea el edificio. Salgo detrás de dos tipos, uno de los cuales parece que esté regando el jardín con la manguera mientras corre. Joder tío, 70km dan para que te pares a mear un momento. Eso sí, dos cosas son ciertas, una que el tío tiene habilidad y dos, que deshidratado no está, en vistas del tiro parabólico que es capaz de generar. Sorprendentemente bajan peor que yo, así que les paso (olvidé expresarle mi admiración). La nieve sopa acaba dando paso a una pista de tierra que baja por terreno desértico en dirección a Tignes. El terreno es fácil y mi velocidad de crucero aceptable, con lo que consigo mantenerme a un minuto de Jan y Ragna, acercarme a un tipo de azul e incluso dejar atrás a otro corredor que ha aparecido por allí. Se me pasa rápido el tramo hasta Tignes, pero me entra mal el cambio de ritmo que supone el pasar al plano. Como algo, pero de hecho el problema es que la madre naturaleza me está llamando de forma cada vez más insistente. Intento hacerme el despistado a ver si se me pasa, pero mientras rodeo el lago de Tignes veo que la situación se vuelve irreversible y empiezo a preparar la operación. Me viene a la cabeza el "Qué austeros somos, Albert" de Aurelio cuando hacemos el salvaje en los rogaines, pero hay cosas para las que yo necesito un mínimo de higiene. La primera medida desesperada es arrancar una de las cintas del marcaje (no era estrictamente necesaria). Afortunadamente aparece una señora que se está comiendo un croissant. Su envoltorio de papel supone una mejora sustancial. 100 metros más allá hay un tipo de la organización con unas hojas grapadas. Definitivo. Armado con mi kit de supervivencia ya estoy en condiciones de aprovechar el primer rincón mínimamente discreto y de resolver este contratiempo que con la tontería me ha costado perder de vista a mis predecesores. Liberado del mal que me poseía, ya estoy en condiciones de seguir adelante y recuperar mi ritmo.
En primer lugar, recuperar posiciones, porque mientras practicaba el exorcismo me han pasado cuatro corredores, entre ellos el que mea en marcha (me pregunto qué hubiese hecho él en mi lugar) y la tercera chica, Mimmi Kotka (o algo así, una sueca que ganó los 80km del Mont Blanc el mes pasado). En seguida alcanzo a uno de ellos, y en la bajada hacia la Daille (avituallamiento del km34) doy prácticamente alcance al que mea en marcha, a su acompañante y a Mimmi. Con el ritmo recuperado pero con tiempo perdido, llego al avituallamiento, donde me espera Xavi. Me tiene todo el arsenal preparado pero me doy cuenta de que en la bajada he descuidado la alimentación (vaya! qué raro...). Así que sólo me hace falta reponer algunos geles y coger la bolsa de hidratación donde había preparado los polvos Tailwind (alimento líquido). Salgo adelante bebiéndomelo con calma y a los 100 metros me doy cuenta de que no he dejado los YakTrax. Le pego un grito a Xavi y se los dejo por ahí tirados en un puente. Empiezo a subir detrás de Mimmi, mientras voy saboreando la bebida-comida.
Esta subida la hice una vez en sentido opuesto y tenía una pinta bastante amenazadora. Mil metros de desnivel que van cayendo sin cuartel y con una pendiente que aprieta de lo lindo, sobre todo al principio. Mimmi va delante de mí tirando de los bastones de una forma un poco rara. A veces trota, pero francamente creo que no vale la pena. Creo que vale más pillar un ritmo constante. Una vez finiquitado el flasco de Tailwind engancho las dragoneras de los bastones…

(al final haré un inciso sobre los bastones…)

… y me pongo manos a la obra. Doy alcance a Mimmi y empiezo a poner el intermitente… “You want to pass?”… “Mmmm, yes, thanks!”… Y venga, el ritmo clásico de paso-bastón-respiración y avanti. El camino va describiendo revueltas que me permiten ver que por detrás Mimmi va perdiendo terreno, que algo más atrás suben el de la manguera y su compañero, y que por delante tengo a un corredor a tiro. Vuelvo la mirada al suelo y sigo a lo mío. En un momento dado aparece un trípode con un flash junto al camino. Levanto la vista extrañado y unos metros más arriba, tras unas rocas, está escondido Ian Corless como si fuera Gollum camino de Mordor (Ian Corless es un fotógrafo que está en muchas de las carreras de montaña de renombre, de hecho mi foto de perfil del Facebook es de Madeira y diría que es suya). Superado el resalte doy caza al corredor que me precedía, que no hace buena cara. Busco un nuevo objetivo, una camiseta azul, Jan. Lentamente pero le voy recuperando, al mismo tiempo que por detrás se acercan el bombero y su compañero. El compañero tiene pinta de ir con el gancho pero nuestro amigo del cañón de agua sube de una forma envidiable. Me adelanta de manera inapelable y un poco más adelante hago lo propio con Jan. El uno por el otro, me quedo igual. Un trecho más adelante veo una camiseta naranja que debe ser Ragna, pero la subida se acaba y ya no hay tiempo de darle alcance.
Supero el collado y cambio a modo descenso. A pesar de no notarme mal enseguida oigo los pasos de Jan, que me devuelve la moneda cruzando un prado. Por otro lado me acerco al que mea en marcha y a otro corredor de azul que no tenía controlado. Todos nos juntamos en el avituallamiento. El de azul es Dani García, si no me equivoco reciente campeón de España, que hoy no parece tener su mejor día. Pregunto posición y me dicen que han pasado 15. Vaya, yo pensaba que iba peor (de hecho iba peor, por aquí pasé el 20). Salgo primero junto con Jan, ganando por tanto dos posiciones. Mi nuevo compañero habla un muy buen castellano, así que vamos charlando un poco cuando la pendiente lo permite. Trotamos un poco hasta que las marcas se meten por un sendero. Veo a Ragna a unos 4-5 minutos, pero parece trotar con fuerza. Está intratable. Los tramos de caminar me permiten ganar algo de distancia algo antes de llegar al siguiente collado. Me noto bien. Ahora viene una bajada y después el tramo definitivo, en el que si tengo las fuerzas que intuyo podría optar a una buena posición final.

Llegando al collado saco algo para comer, cosa que hace que me pase de nuevo Jan. A ver si me concentro y no pierdo demasiada distancia en la bajada. El sendero va serpenteando hacia el fondo del valle, con un paisaje espectacular mires a donde mires. Un giro a la derecha lleva a una diagonal al final de la cual se ve la aldea de Le Fornet, donde hay un avituallamiento líquido. Tengo preparada una bolsa de hidratación con polvos para este punto. Coincido con Jan en el avituallamiento pero él sale mientras yo relleno líquido. El calor aprieta y al perder altura todavía más. Salgo al trote mientras voy bebiendo-comiendo. Empieza la subida, bosque, sombra… Perfecto. De repente noto que me cuesta beberme el Tailwind. A ver, poco a poco, pequeños sorbos que no te siente mal… Nada, no me está entrando bien este inicio de subida. Me acabo el flasco pero la alegría no vuelve a mis piernas. Esperaba poder pillar a Jan enseguida pero con este ritmo no voy a ningún lado… Paciencia… Nada… Salgo a un tramo abierto y veo a Jan, pero también veo a un corredor que viene por detrás. Creo que es Dani, que se debe estar recuperando. El sol no me ayuda a recuperarme. Girarme y ver que no solo viene Dani, sino también el bombero escalador y otro corredor de azul, tampoco. Me pongo en modo “burro que mira adelante” y me concentro en pasar de todo y fijarme en mis pasos. Que me pasen pero que les cueste. El sendero cruza la carretera del Col de l’Iseran, donde hay unos franceses que animan al corredor de azul que llega por detrás como un avión. Me pasa justo después del cruce, y algo más allá hace lo propio nuestro amigo. Miro el dorsal y se llama Leonardo, así que vamos a llamarle ya por su nombre. Por lo menos les ha costado algo pillarme. No voy todo lo bien que esperaba, pero sí menos mal que al inicio de la subida. Un rellano me permite trotar algo y me deja ver el final de la subida, que me resulta sorprendentemente cerca (otra buena señal de que recupero la moral). Paso a un corredor que va claramente a menos y me acerco a Jan, al que alcanzo al llegar al avituallamiento que está justo encima del collado. Ahí está Xavi nuevamente con el material de asistencia.
Me sirve para darme cuenta otra vez de mi desastre de alimentación. No me hace falta nada, sólo el tercer flasco con Tailwind, que me ventilo aquí mismo. “Què com vas?”… “Bueno, cascadet pero he anat pitjor fa una estona”. Está también por ahí Pere Aurell, que va asistiendo a Ragna, su compañera. “Vinga una horeta fins dalt i després tot baixada” me dice. Tras agradecer nuevamente la asistencia me lanzo a por la última subida. Noto que voy mejor y troto bien por un flanqueo pedregoso. Viene ahora la subida a la Aiguille Pers, por una loma de rocas bastante incómodas pero que ahora casi que las prefiero, a ver si puedo recuperar alguna posición. Al primero que pillo es a un corredor de azul oscuro que parece en caída libre. También me acerco definitivamente a Jan, que me deja pasar. Mentalmente me cito con él para la bajada, es la tónica de toda la carrera… Hasta recorto distancia con Leonardo. Parece que la comida está haciendo su efecto. Desgraciadamente la subida simple se acaba pronto y da paso a un tramo de cresta en el que me noto algo torpe. Un último repecho en el que noto que vuelvo a perder algo de alegría en las piernas me deja en la cima de la Aiguille Pers.
Venga a ver cuánto aguanto hasta que me pille Jan. Un tramo de tartera me lleva a un nevero y éste a un tramo de cuerda que me deja en una pista de esquí. Otra bajada nevada en la que me voy acercando a Leonardo. Realmente el hombre sube como un tiro pero bajando va bastante más justo. De repente aparece un tipo a mi lado. Coño, no es Jan… Y este de dónde sale?... Me pasa como un avión, un tío de Hoka. Vamos, ni olerlo. Sigo a por Leonardo, que es un objetivo factible, pero antes de llegar a él me alcanza Jan. “Oye y este que ha pasado?” … “Es de la corta”… Aaaahhh… Más tranquilo acabo saliendo a los caminos que dan acceso al Col de l’Iseran, donde nos juntamos los tres mosqueteros.
Pillo algo de té al limón (no lo he dicho antes, pero hace como tres avituallamientos que lo que me apetece es té al limón) y salgo del avituallamiento del Iseran charlando con el ya convertido en mito Leonardo, que parece que lleva las energías por las nubes. "Franshesh?"... "No, no, español", respondo, con bastante menos volumen. "Ah! Español! Yo, portuguesh... De Madeira!"... "Muy bonito, estuve corriendo el año pasado"... "Muy bonito!"... Y me sigue contando en portuñol "Yo, hoy ya cumplido objetivo!"... "Másh de 50!"... "Bajadash" ... "difísil"... "rodillashh"... "muy difísil"... "Los joveneshh muy rápidoshh"... Pero el hombre ha puesto su marcheta para arriba y me quedo atrás mientras él y su discurso se alejan hacia adelante. El repecho se me hace una montaña enorme. Hay una primera diagonal que tira que te va, pero los últimos 50 metros de desnivel son por un terreno roto por el que subo en plan himalayista llegando a la cima del Everest (Kilians aparte). Un fotógrafo cabrón está justo en un escalón que cuesta horrores de subir. Pongo un pie encima pero me resbala. Pruebo de poner las manos pero no veo como subir. Tiro de riñones por otro lado. Joder, estoy encallado… Y mientras tanto el tipo ametrallándome con fotos. Casi que me da la risa… No se cómo pero al final acabo superando el repecho y cruzo el anhelado túnel.
El repecho me ha dejado cocido. Afortunadamente sólo queda bajar, con alguna pequeña trampilla que ya me conozco de la otra vez. Me dejo caer por una tartera hasta un telesilla y continuo corriendo por un tramo llano. Voy desganado, otra vez medio de bajón. Allá delante están Leonardo y Jan, pero no llevo actitud de caza. A Jan doy por sentado que no le pillo, y a Leonardo casi espero que caiga él sólo. Y claro, así no voy a ningún lado. En algún repecho me acerco a ellos, pero en la bajada siguiente la distancia se amplía. Van mirando atrás para ver si me acerco, pero yo estoy conformista así que no supongo ningún peligro. En esta dinámica discurre esta última bajada, sin más contratiempo que la llegada de una chica de la carrera corta. La dejo pasar en las últimas eses antes de llegar a Val d'Isère y recorro los últimos 500 metros hasta entrar en la meta con una sensación de ni fu ni fa.
No estoy descontento, la prueba tenía nivel y quedar el 18º no es un mal resultado, pero así como en las últimas carreras tenía la sensación de haber gestionado bien, aquí no. En la fase en la que había que tener fuerzas para ganar posiciones, he tenido las justas para no perderlas. Mirando la mochila se puede ver parte de la respuesta. Me ha sobrado comida y eso que no he pillado casi nada de lo que tenía Xavi de respuesto. El tema de la comida me tiene desmoralizado. Es como una batalla perdida porque además no sé ni explicarlo. Simplemente no soy capaz de ser estricto y disciplinado. Es un poco como cuando tienes que estudiar pero no tienes ganas y lo vas dejando para más tarde. En fin...
La semana que viene ... (esto a día de hoy ya ha quedado desfasado y "spoileado"... hay que ver menudo lío, que diría Jordi Hurtado...) ... hay otra opción para resarcirse, aunque es de esperar que los 70km de hoy pasen factura. Pero algo hay que hacer porque se acerca el UTMB y allí si no como bien el via crucis está asegurado.
Pero bueno, tampoco quiero acabar tan negativo. Un buen fin de semana, con buena compañía y el sabor agridulce de la carrera es más por no haber tenido la progresión que me gustaría que porque el resultado sea malo, que no lo es. Al final si uno viene a hacer estas carreras tiene que asumir que habrá más gente delante.


Besos y abrazos

P.D: Rincón del freak:
Vamos con el material: mochila la Skin 5 de siempre
Zapatillas: Las Sense Ultra de Salomon. Son muy cómodas pero he tenido un problema que ya me pasó en Carlac, y es que en las subidas empinadas donde tiras de metatarso me sale una molestia que se transmite hacia un dedo... Y no me gustan nada los problemas de planta del pie. Son complicados. Tampoco sé si es de las zapas... Juraría que el año pasado en la Buff Epic me pasó algo parecido y ahí iba con otras. Lo "bueno" también es que en Carlac y aquí ha sido en diferente pie.
Bastones: Ieps! Cambio... Los Black Diamond que tenía, y que ya eran uno más largo que otro porque cuando se me rompió uno el año pasado, Francesc me dejó uno que tenía suelto... total, que cuando los fui a desplegar el día antes de la carrera estaban encallados. Aparte, la pestaña que hay que apretar para plegarlos está completamente oxidada. Total, que pareció momento de jubilarlos, así que bajé a Bourg Saint Maurice a toda prisa para comprarme unos nuevos. En principio iba a por unos iguales pero nuevos, pero el de la tienda me empezó a comer la oreja y al final opté por unos Leki. La verdad es que son un pepino. Más ligeros, en principio más robustos, y el número estrella, la dragonera extraible. La dragonera (una especie de guante donde metes la mano para transmitir mejor el esfuerzo) se puede separar del bastón apretando un botón en la parte superior del mismo. De esta forma no tienes que sacar la mano de la dragonera cada vez que tienes que hacer algo con las manos (beber, comer, sacar algo de la mochila...). Eso para mí es sinónimo de comer y beber más frecuentemente. Ahora bien, el precio no se pregunta...

P.P.D: resultados de la carrera: pues ganó el que pagaba menos en las apuestas, Luis Alberto, con casi dos horas menos que yo (8h15 por 10h13), ahí es nada... Y me alegro mucho del gran 7º puesto de Francesc, que demuestra que vuelve a estar fino. Eli, pese a las adversidades, también hizo una gran carrera llegando al Iseran cantando en medio del granizo y a meta en 15ª posición, todo ello a pesar del tiempo que le hicieron perder dos ingenieros intentando montar unos "pantalones" en el avituallamiento del Col de l'Iseran :-p







miércoles, 21 de junio de 2017

Trail Carlac

Antes de que se me vayan las sensaciones de la cabeza, voy a contaros la aventura (por triplicado) de este fin de semana.
La cita en cuestión, el Trail Carlac. Recuerdo que en algún rogaine del año pasado Jaume (mi compañero de rogaines de entonces) me habló de esta carrera de tres días que había ido a correr al Valle de Arán. La verdad es que es un formato poco común. Por aquí cerca sólo me vienen a la cabeza ésta y el UT Les Fonts, en Xerta. Precisamente del UT Les Fonts guardo un muy buen recuerdo, así que cuando supe de la existencia del Trail Carlac, me la apunté mentalmente para esta temporada y fue una de las primeras fechas que quedaron marcadas en el Excel de carreras para 2017.
El planning en cuestión consta de tres etapas con base de operaciones en el pueblo de Les, el último antes de la frontera cuando sales por el Valle de Arán en dirección a Francia. El tema empieza con una atípica y explosiva vertical de 1,4km y 300m de desnivel positivo el viernes por la noche, sigue con la Montlude Skyrace (26km y 2400mD+) el sábado por la mañana y acaba con la Maratón des Quatre Lócs (43km y 3400mD+) el domingo. Aquí van los perfiles y recorridos de cada una de las etapas: 






1ª Etapa: Sprint Vertical
Después de una buena paliza de coche el viernes por la tarde me presento en Les a eso de las 20h, para recoger el dorsal y seguir un par de kilómetros más allá hasta Pontaut, un pueblecito de cuatro casas al lado del cual se da la salida del Sprint Vertical. Subo en coche a Canejan (meta) y bajo por el recorrido de la carrera para echarle un vistazo al tema. Se trata de un camino de hierba relativamente ancho, numerosas revueltas y pendiente constante (por tanto echando números un 20% aprox). Imagino que el antiguo camino de mulas que subía al pueblo. La salida se da por parejas que van saliendo cada minuto a partir de las 22h. Mientras me doy una vuelta calentando un poco Jaume, que repite este año, me dice que si tengo pareja para subir... Pues no, y no es mala idea porque Jaume es garantía de buen ritmo. Nos ponemos en la cola... Acostumbrado a las distancias largas, a ver cómo corremos esto...
En otra vida fui corredor de 800 metros. De hecho por aquel entonces le hacía más guiños al 400 que al 1500 y mi entrenador pronto renunció a intentarme convencer que hiciese carreras de cross con aquellas terribles distancias de 5km... De aquel entonces me queda el recuerdo de que puedes reventar en cualquier distancia. Siendo cadete corrí un 300 en el que por salir al 105% llegué a la recta de meta con el ácido láctico por las orejas y trastabillándome hasta cruzar la meta, justo antes de pegarme un trompazo contra el suelo, al más puro estilo Vídeos de Primera. Por eso cuando veo salir a la primera pareja, dos chavales jovencillos, esprintando como si no hubiera mañana, tengo la sensación de que no la están clavando. Los tiempos de referencia del año pasado: 11 minutos de Miguel Caballero (favorito indiscutible de este año, por no decir vencedor virtual antes de empezar, ya que viene de quedar 7º del mundo hace una semana). Para mí todo lo que sea estar sobre 12 minutos lo doy por más que bueno. 12 minutos, 1,4km... son 8km/h más o menos.
Llega el momento y con esa idea salgo, intentando adptar un buen bailoteo con los bastones desde el primer momento. Me pongo justo delante de Jaume y enseguida empezamos a adelantar corredores de los que han salido antes, cosa que me va animando. Al cabo de un poco veo que Jaume cede unos metros, cosa que indica que mi ritmo no debe ser malo. Me concentro en ir optimizando los pasos, no tropezar con nada e ir pasando revueltas sin pensar... No se cuántas hay... Un montón... El esfuerzo se empieza a notar. Miro el reloj de reojo... 7:42, 1.01km... Bien, ya es eso. La pendiente se acentúa un poco y "subo un piñón". Pero las casas del pueblo ya se ven, se acercan las voces de ánimo y llego a una calle hormigonada que sube de lo lindo. La meta está allí arriba, apreto un punto aunque sin esprintar a lo loco. Los 5 segundos que pueda ganar no me sirven de gran cosa en la clasificación general de todo el fin de semana y en cambio a las piernas les pueden pasar factura. Cruzo la meta en 12:12. Muy satisfecho, con este tiempo el año pasado hubiese estado segundo (aunque este año fui sexto de la etapa) y objetivo cumplido, que era hacer la etapa al 95-98%, es decir a tope pero sin echar los macarrones al llegar arriba. Buenas sensaciones y confianza para el fin de semana.

2ª etapa: Montlude Skyrace
La cita el sábado es a las 9 de la mañana, en la plaza del pueblo de Les. El panorama se plantea con un inicio sin cuartel, 2000 metros de subida casi ininterrumpida para llegar a la cima del Montlude. De ahí la bajada pertinente y un final que se intuye con bastantes trampas. Llegan las 9 y salimos por las calles del pueblo, tranquilos pero buscando las primeras plazas para cuando llegue el sendero estrecho. Tras unos 500 metros de callejeo llega el estrechamiento y afrontamos una dura pendiente, Miguel Caballero liderando el grupo como toca, detrás Álex Izquierdo y detrás un servidor. Me ayudo de los palos desde el primer momento, porque la gente está con ganas y trotamos prácticamente todo a pesar de que el sendero pica de lo lindo. Al poco de subir las marcas indican un flanqueo a la izquierda por un cortafuegos llano pero bastante técnico. Miguel y Álex se mueven rápido y me cuesta seguirles. Noto que el personal me empieza a poner las largas pidiendo paso desde atrás. Primero Carles (Bartrina), después Lluís Ruiz y después otro chico que no conozco y que me adelanta dando un brinco por la derecha. Pues nada, que vayan pasando y yo a lo mío. Echo un vistazo a las pulsaciones y veo que no me conviene ir más rápido de lo que voy.
Vuelve la subida estable y las distancias también se estabilizan. Voy 6º y manteniendo la distancia con los de delante, sobre todo con Carles y el otro chico, hasta que poco a poco empiezo a recuperar. Primero adelanto al chico del brinco, que me da la sensación de que se ha pasado de rosca, y después voy recuperando metro a metro la distancia que me separa de Carles. Vamos subiendo por un bosque que nos protege de un sol que promete esperarnos con ganas más tarde. He salido con las gafas de sol pero con la humedad de la vegetación se me empañan y no veo, así que las hecho a la mochila y me olvido de ellas (después se acordarán mis ojos...). Con Carles a poca distancia vamos alternando tramos de sendero y de pista y nos acercamos a Álex Izquierdo. Camina en zonas que en principio se "deberían" trotar, así que puede que esté pagando el esfuerzo inicial. Le adelantamos y seguimos con nuestro tándem de ritmo bastante compatible. El bosque se va abriendo más y en un prado veo al fondo a Lluís, lo cual me anima bastante. "Va, que no el tenim lluny" le digo... "Si, si, pero esta fort el tio..."... Ya te digo... Calculo que nos lleva un par de minutos y pienso, probablemente de forma equivocada, que le estamos recortando. Voy echando vistazos al reloj y veo que me muevo de forma estable entre las 160 y 165 pulsaciones, que ya es lo que toca. Me noto bien y con la sensación de que aún queda suficiente subida para darle alcance. En este plan llegamos al primer avituallamiento (km 5,5).
Yo llevo comida y bebida suficiente así que canto mi dorsal y tiro directo para arriba. El terreno se hace algo más incómodo. Vaya, con lo bien que voy yo cuando no hay que pensar dónde poner el pie. Superamos algunos escalones que me dejan ver de vez en cuando a Lluís, pero la distancia no se recorta y si lo hace, a la que el terreno se aplana un poco vuelve a aumentar. Llegamos a un lomo que lleva a una primera antecima, sobre los 2200m. Lluís ya está arriba. Yo aprieto un poco y aumento el ritmo, dejando a Carles un poco atrás, pero al llegar a la antecima veo que viene un tramo más técnico. Ni rastro de Lluís. Ya me acuerdo del año pasado en la Buff Epic cuando apareció con Gerard Morales en el Coll de Ratera y se fueron para abajo como dos cabras montesas. O sea que si no le he recuperado en la subida, en la bajada menos. De hecho el que me alcanza mientras pongo los palos en la mochila es Carles, que sigue adelante. Un pelín desmoralizado negocio el tramo rocoso, hasta llegar a la subida definitiva. Paso de nuevo a Carles y vuelvo a ver a Lluís que nos debe llevar entre 3 y 4 minutos. Pues nada... Por lo menos voy a ver si cojo un poco de margen con Carles, que también baja mejor que yo, y así al menos tengo un poco de respiro. Así llego a la cima del Montlude (2517m) en medio de un panorama espectacular, con todo el macizo del Aneto a mis espaldas.
Sin mirar atrás cambio a "modo bajada" y afronto una pala herbosa. De repente no veo marcas y empiezo a otear el horizonte... No la liemos ahora... Vale, allí a la izquierda. Corrijo y me meto hacia una vaguada herbosa donde ya se ve el segundo avituallamiento (km 11). Aquí sí que te toca cargar agua, que te estás descuidando... Cargo una de las bolsas de hidratación, en el otro todavía me quedan sales, y sin mirar si viene nadie salgo al trote hacia delante. Me extraña que no me haya pillado ya Carles, pero quiero centrarme en lo mío. Aprovecho un repecho hacia un collado para trotar y aprovechar lo que creo que es mi terreno. Se acaba pronto y las marcas se lanzan por una vaguada preciosa en un rincón que debe ser de lo más perdido del Valle de Arán. El terreno está plagado de agujeros y se ha de estar super concentrado. Me encuentro con Mireia, compañera de Jaume, que sube en sentido opuesto. "Com va, Albert?"... "Bueno... Pujo millor que baixo"... Pero bueno, aún me estoy defendiendo. Paso junto a una cabaña y un nuevo repecho que me viene la mar de bien para desestresarme de tanta trampa antitobillos. Una bajada al otro lado me deja en el siguiente avituallamiento (km15,5).


Lleno las dos bolsas de hidratación mientras devoro trozos de sandía, naranja y plátano. Me comería la bandeja de sandía entera. Siempre mirando delante salgo disparado por un prado más cómodo. El terreno es más fácil y se puede ampliar la zancada, más aún a la que las marcas me llevan a un sendero que se mete en el bosque. Avanzo a buen ritmo, con la sensación de que si no me han pillado antes, ahora debo estar ampliando distancia. En una de estas tropiezo con un río y paso sin ningún cuidado, metiendo el pie hasta la rodilla. Mmmm... me acordaré de esto. El pie se va secando pero noto que la planta del talón derecho ha formado un pliegue en el calcetín. La ampolla está en proceso... La bajada se alarga y empiezo a estar ya aturdido de tanto bajar. Por fin llego a un cruce de la carretera y un poco más allá a un puente sobre el río, que da paso al último repecho (o a lo que pensaba que era el último repecho). Cambio de tercio y saco los palos. El sol aprieta y esta subida me gusta menos que las de antes. Se me hace larga, de hecho en algún momento llego a plantearme si no estaré siguiendo las marcas del itinerario de mañana. No, finalmente encuentro una flecha a la izquierda que me indica un camino que llanea en dirección a Canejan.
Bufff, la subida y el calor me han dejado tocado. El camino se ve bastante cómodo pero no soy capaz de llevar más que un trote bastante cansino. Finalmente se van acercando las casas del pueblo, al que llego en ligero descenso (de algo a servido subir tanto antes...). Me encuentro con mis padres en el avituallamiento (km21). Sólo quedan 5kms y en principio favorables, así que pillo un trago de Aquarius, un trozo de sandía y para delante, bajando por el camino por el que subimos en la vertical de ayer. Voy ya con ganas de llegar... Llego abajo... Ok, sólo son 3,5kms y según el perfil llanos... Pues no... Las marcas me van sorprendiendo con pequeños repechos de 20-30 metros de desnivel que me van tocando las narices. Voy echando vistazos al reloj pero los kilómetros pasan desesperantemente lentos. Fuerzo a aguantar un rato sin mirar, hasta que no puedo más... Sólo han pasado 500 metros... Joder... Al final van apareciendo casas que son el preámbulo del pueblo y un voluntario en bici que viene a indicarme el final. "Venga! 500 metros... Sólo queda un repecho!"... Osti, y 500 metros dan para otro repecho todavía?... Con el piloto automático voy tirando, supero el repecho anunciado como puedo y me dejo caer por las calles hasta que por fín aparece la meta. Llego en tercera posición y 3h42, a 9 minutos de Lluís y a 19 de Miguel. Por detrás llega Sergi Furió a unos 7 minutos. Carles finalmente ha abandonado con problemas en los pies.

Bueno, buen balance. Tercero en la general. Me hubiese gustado estar un poco más cerca de la segunda posición pero es lo que hay. Los últimos kilómetros se me han hecho largos así que a ver cómo recuperamos para mañana...

3ª etapa: Marató dels Quatro Lòcs
Pues después de una tarde de recuperación, con una siesta que no llegó a ser tal, un paseo por el valle para disfrutar del día con mis padres y una cena para cargar hidratos de carbono, la noche fue menos reparadora de lo esperado. No sé si por el estrés de la carrera, pero pasada media noche aún estoy dando vueltas física y mentalmente. A las 4h30 suena el despertador para desayunar y después ya no me vuelvo a dormir. Pues nada, a por ello...

Esta vez salimos justo después de las 7 de la mañana. Además de los que hacemos las tres etapas, hay bastante gente que hace sólo la maratón de hoy, y ya de salida se pone de manifiesto la mezcla en el grupo cabecero. Salimos callejeando nuevamente y me pongo a cola de dicho grupo, en el que están lógicamente Miguel y Lluís. también Jaume, que después de tomarse el día de ayer con más tranquilidad hoy sale con el cuchillo afilado, y después tres corredores de "sólo maratón". Los 4 primeros kilómetros de carrera son más o menos el final de ayer pero en sentido contrario. Al igual que ayer, sigo bien el ritmo en los repechos pero en las bajadas me cuesta más. Además tengo un talón delicado a consecuencia del cruce del río aquél que os comentaba (vamos, una ampolla de dimensiones considerables...), y enseguida me empieza a recordar que como no vaya con cuidado voy a acabar viendo las estrellas. Total, que enseguida me doy cuenta de que el ritmo es demasiado animado para mí y vuelvo a la filosofía de encontrar el mío. Me quedo séptimo en tierra de nadie, con la esperanza de que la gente después madure y pueda recuperar posiciones. Lo bueno es que tal como estoy, lo de mantener la tercera plaza de la general lo llevo bien, porque Jaume está a bastante distancia y el resto los tengo detrás.
Con estas cábalas llego al inicio de la primera subida, que tras 300 metros de desnivel me deja en Canejan, por un sendero algo más incómodo que el de la vertical del viernes. No me noto muy fino y uno de los síntomas es que las pulsaciones son sensiblemente más bajas que ayer (me cuesta llegar a 150) y en cambio las sensaciones son peores, con menos alegría en el cuerpo. Pues nada, es lo que hay. Hoy parece que vuelvo a ser el "Albert de las 150 pulsaciones" (Eli, no sé si llegiràs això però me'n vaig enrecordar de tu, jejeje...) y las tendremos que poner en orden para avanzar lo más rápido posible, que al final de eso se trata. Primer avituallamiento en Canejan (km6), para un trago de Aquarius y poco más. Me tomo uno de los geles que llevo y salgo por la calle hormigonada de pendiente infinita por la que acababa la vertical (en la foto parezco un abuelete...). Las marcas salen del pueblo por un camino de hierba y cojo mi clásico ritmo de paso-bastón-respiración que descubrí en aquel Tor des Geants de 2014. Lo cierto es que aún con mis 150 pulsaciones tengo la sensación de que no subo del todo lento, y enseguida veo que alcanzo a uno de los corredores de delante. Recupero poco a poco durante la subida y acabo de darle alcance en la bajada posterior. Es Aleix Cunillera, con quien ya hemos coincidido en alguna otra carrera. El hombre va con dos maderos que ha recogido por el monte (unos Black Diamond en versión clásica...). La bajada nos permite charlar un poco hasta volver a Canejan, donde reponemos líquido en el avituallamiento y seguimos bajando, ahora por el recorrido de la vertical del viernes. Noto que estoy entrando en carrera y bajo con mejores sensaciones. Perfecto, porque ahora viene un tramo clave de la carrera, 1600 metros de desnivel positivo hasta alcanzar los 2192m del Tuc des Canaus.

Cruzamos la carretera nacional y empieza la fiesta. Aleix me dice que un placer pero que va a aflojar un poco el ritmo. Yo en cambio me siento más torero y animado con la referencia que me da el voluntario "van a 2 minutos!". Perfecto, dos minutos no es mucho y "van" significa que mínimo hay 2x1. Así de optimista afronto un sendero que empieza a subir sin cuartel por en medio del bosque. Los apoyos son incómodos a causa de las hojas caídas así que toca empujar bien con los bastones. Tras la emoción inicial, modulo un poco el ritmo, alternado tramos de caminar con trote en las secciones más favorables. De momento no aparece nadie, quizá he sido un poco optimista antes cuando me sentía Superman... Bueno, a lo mío, intentando mantenerme cerca de las 150 pulsaciones que son la referncia de hoy. Me cruzo con un francés que baja y que me dice que "il en a deux à deux minutes".., Vamos, que no he recuperado nada. Pequeña decepción, pero bueno, pensamiento positivo y adelante. Yo la verdad es que me veo bien ahora. Trotando en bastantes tramos, quizá no a una velocidad mucho más alta de lo que caminaría, pero es una muestra de que las fuerzas no están mal. Me curzo con Olga, de Ultra Lleida, que está haciendo fotos (muy buenas, por cierto) y que me dice que el delante me lleva "un minut encara no". Voy buscando pero no aparece... Lo que si que llega es el avituallamiento de media subida (km17,5). Cargo líquido que en cuanto salga del bosque lo voy a necesitar...


Efectivamente, la vegetación se abre y cae el sol a plomo. Lo bueno es que por fin veo a mi "víctima". Es uno de los corredores de "sólo maratón", y va solo. Parece que lleva menos ritmo que yo en este tramo de subida y lo alcanzo relativamente fácil mientras salimos a un pequeño rellano con una cabaña. Eso me permite ver al siguiente corredor, que como me imaginaba es Jaume. Me lleva los dos minutos de todo el rato. Ya me lo conozco, si quiero alcanzarle voy a tener que sudar de lo lindo. Vuelvo la vista al suelo y sigo con mi bastoneo. El hecho de salir al sol ha aumentado la temperatura unos cuantos grados y parece que me quita un punto de alegría. Empiezo a olisquear la presencia del Tío del Mazo por los alrededores. Pego un trago de sales y me como uno de los quesitos de membrillo que llevo... Parece que consigo ahuyentarle... Las marcas flanquean a la derecha  y se encaraman hacia un lomo que nos tiene que llevar ya hacia la parte alta de la montaña. Jaume sigue a la misma distancia, no hay manera... Un pequeño descansillo me permite trotar, mientras el camino se mete hacia una vaguada. Miro más arriba y sorpresa positiva, una camiseta amarilla. Bueno, así que no me acerco a Jaume pero parece que los dos nos estamos acercando a Lluis (diría que era él, porque los otros que iban delante eran Miguel Caballero y un francés que iba de oscuro), porque en el prado de abajo no se le veía. Señal de que no llevamos mal ritmo.

Mientras me acerco al fondo de la vaguada me empieza a llegar la música celestial de un riachuelo. No se ha visto agua mas cristalina... No resisto... Me acerco y me tiro al suelo poniendo boca, nariz y cara debajo del chorro. Joder, qué rica... Me vuelvo a levantar ante la mirada de dos excursionistas que me animan. Vuelta para arriba, y Jaume a los dos minutos de rigor. La subida va tocando a su fin. Salgo a un prado llano y veo al fondo a Jaume y más allá a Lluís que está llegando a una antecima. Llega bajada así que ya no lo veré más. En el repecho recupero algo de distancia pero en otro tramo llano que viene a continuación Jaume ha echado a correr y vuelve a estar lejos. Finalmente llego a la cima del Tuc des Canaus.

Creo que no exagero si digo que esta es una de las mejores vistas de los Pirineos. El Valle de Arán y los valles que dan al Parc d'Aigüestortes a un lado, las crestas que van del Perdiguero hasta el Monte Perdido al otro y en medio, espectacular, el Macizo de las Maladetas y el Aneto en todo su esplendor. Un sinfín de picos y valles, y lo que queda de las masas glaciares de la cordillera. Muchos picos, pero al que no veo es a Jaume, que ya a tomado las de Villadiego... En este marco incomparable cambio de tercio y empiezo el descenso, con vistas al próximo avituallamiento, que llega en el primer collado (km 24,5). Después de hacer el primo el otro día en el Cainejo, hoy me he aprendido bien el perfil, sobre todo de esta parte de la carrera. Son 10 kilómetros de recorrido por el lomo fronterizo, con una sucesión de repechos y bajadas. Concretamente seis, que los he contado bien. El primero se yergue tras el avituallamiento y Jaume ya está en ello. Yo lleno las dos bolsas de hidratación con isotónico y una tercera que llevo en la mochila con alimento líquido. Me lo voy bebiendo mientras empiezo a subir el repecho. En la siguiente bajada veo que hace su efecto. Tengo ganas y fuerzas para trotar, y así voy superando los sucesivos toboganes. Parece que poco a poco tiendo a acercarme a Jaume, pero os juro que cada metro lo recupero a precio de sangre. Troto en muchas zonas en las que él camina, pero es que ya sé cómo se las gasta él cuando camina con esos zancos que tiene por piernas. Lo he sufrido en muchos rogaines... Paso un avituallamiento líquido a escasos 30-40 segundos y tras el siguiente repecho me fuerzo a trotar un tramo que pica para arriba para acabar de contactar con él. Joder, por fin... "Què et sembla?"... "Suerte que era corrible la etapa..."... Comentamos un poco la jugada aprovechando que el camino empieza ya el descenso definitivo hacia Bossost. De todas formas recuerdo la situación parecida del año pasado en Valls d'Àneu, donde tras pegarme un calentón para alcanzarle después acabé pasando las de Caín en la última bajada. Así que me callo y me centro en coger el aliento. La bajada es incómoda de narices. Un sendero... bueno no, una traza desbrozada muy empinada que pone los cuádriceps a punto de caramelo. "Hay tres delante, no?"... "No, no, dos"... "Sí?"... "Si, si, Miguel y Lluís, no has visto al francés ahí en el avituallamiento?".. me dice... Así que se ve que el francés que iba delante ha explotado por los aires. Pues mira estamos en posición de podium de la etapa, quién me lo iba a decir al principio. Con estas buenas noticias voy afrontando el descenso, que al cabo de un poco pasa a discurrir por una pista que da acceso a un nuevo avituallamiento (km35). Lleno una de las bolsas de hidratación y pillo el enésimo trozo de sandía. "No se baja por la pista?", le pregunta Jaume al del avituallamiento... "No, no, por ahí, señalando otra traza herbosa empinada"... "Mejor"... Qué quieres que te diga, yo estoy para pocos romanticismos ya. Si nos ponen una pistilla cómoda donde poner el piloto automático no le voy a hacer ascos. Pero es lo que hay, y este último tramo de descenso resulta ser un contínuo de trampas en forma de palas de hierba empinadas y tramos de camino de mulas antiguo formado de piedras totalmente irregulares. Pobres mulas...
Pero bueno, dentro de lo que cabe noto que no bajo del todo mal y mantengo cierta agilidad, casi mejor que cuando vamos en llano y Jaume pone la marcheta de zancada larga. Así llegamos a Bossost, último avituallamiento (km38). "6 kilómetros a meta y 300 positivos", nos dice Miguel, de la organización. Bufff, yo contaba con 5 y 250 positivos, y por poco que me añadan ahora no me sienta nada bien... Venga va, a por ellos. Salimos calle abajo mientras mi madre me da otro trozo de sandía y un pañuelo para que me limpie los mocos, como si fuese el peor de mis problemas ahora mismo... Estos 500 metros de calle me entran mal en el cuerpo. De repente el sol parece que me cae a plomo en el cogote y noto la presencia el Tío del Mazo merodeando nuevamente por los alrededores. Salimos del pueblo y empieza el último repecho. A ver qué tal... Me pongo detrás de Jaume y bastoneo intentando adaptarme a su ritmo. No me sobra gran cosa pero voy aguantando. Hace un rato que me ronda una pregunta por la cabeza y al final me lanzo... "Què vols fer?... Vols apretar o arribem junts?"... "Si t'aguanto per mi arribem junts"... Así que tampoco va muy católico. "Venga pues pacte de no agressió"... "Sí, sí, como en los viejos tiempos"... me responde. Así que seguimos sendero arriba en modo equipo, como cuando buscábamos balizas. A todo esto la subida se me da mejor de lo que esperaba y antes de lo que pensaba llegamos a un rellano. "Ya está?", pregunto... "Osti, no se..."... Miro de reojo el perfil que está dibujado en el dorsal y no veo ningún descanso en esta última subida. Cuando llevamos unos 200 metros llanos empiezo a aceptar que se acabó la subida. La tendencia descendente confirma esta conclusión y animado me lanzo a por estos últimos tres kilómetros bajando con bastante alegría. Pero Jaume no está tan alegre. Parece que muscularmente la cosa está madura. Escucho algún amago de tropezón detrás de mí, hasta que los amagos se transforman en un trompazo definitivo. Sus gritos me confirman lo que era esperable, el trompazo trae de regalo que los gemelos se le han subido hasta las orejas. Subo hasta él y tiro de las puntas de los pies hacia arriba hasta que las rampas quedan más o menos controladas, pero entonces aparece un álien en el cuádriceps. Jugando con los tobillos de alguna manera el ataque sideral acaba siendo rechazado y le ayudo a incorporarse. "Tira, tira, ves trotant una mica" le digo, mientras recupero un palo que le ha salido despedido pendiente abajo. "Tira! Tira, que ja queda poc" me dice... "No home, no, tranquil, arribem junts"... Si además no creo que venga nadie porque diría que íbamos a buen ritmo. "Intenta no fer cap moviment extrany" le digo... En ese estado es cuestión de no mover ni un dedo extra. Parece que la situación se recompone y vamos bajando a un ritmo bastante bueno, suficiente para llegar al pueblo sin problemas. Aparecen las casas y unos voluntarios que nos cantan que la meta está a 600 metros. Una recta en bajada directo para cruzar la carretera y al otro lado se ven ya las vallas de meta. Me giro para comprobar que no aparece ningún perseguidor y compartimos estos últimos metros para entrar como tantas otras veces. Tengo que decir que me hizo especial ilusión poder acabar esta carrera así. Es curioso la de veces que he compartido llegadas con amigos y compañeros de batallas. Será una muestra de que el compartir momentos difíciles y especiales al mismo tiempo, crea una unión que supera con creces el espíritu competitivo. Es una de las cosas bonitas de este deporte.

Besos y abrazos



P.D: Como ilusión me hizo encontrarme a Tere justo después de cruzar la meta, después de muchos años. Una compañera de cuando hacía 800 metros en esa otra vida...

P.P.D: Balance de la carrera, tercera posición, tanto en la segunda, como en la tercera etapas (compartida en este caso) como en la general. Contento con el resultado, sobre todo porque creo que gestioné correctamente los recursos y fuerzas que tenía y corrí con la misma actitud positiva que en Cainejo. El primer día hice el esfuerzo que tenía que hacer, y el segundo y tercero supe adoptar el ritmo que me tocaba e ir de menos a más. Que me gustaría haber tenido más fuerzas y estar más cerca de los de delante? Pues sí, pero qué se le va a hacer... Si son mejores, pues son mejores. Quizá intentar gestionar mejor el tiempo del día a día, y conseguir entrenar y descansar mejor y de forma más óptima. Fácil de decir...

P.P.P.D: Rincón del freak, y por triplicado!
Tema sprint vertical: lo corrí con las Mazama de Brooks, con bastones (claramente positivos si estás acostumbrado a usarlos porque el camino era muy regular) y sin más equipaje que las llaves del coche
2ª etapa: zapatillas las S-Wings de Salomon (las softground). Una garantía en el agarre, cómodas y una vez les has puesto plantillas como dios manda, un neumático prácticamente perfecto. La ampolla del talón no fue culpa suya. Si metes el pie en el río puede pasar. Mochila: la Skin-5 con un paravientos que finalmente no hacía falta, dos bolsas de hidratación para ir alternando sales y agua,
cuatro geles de los líquidos de Power Gel. Bastones, los que tengo, los Black Diamond, que siguen siendo uno de cada talla hasta que en mi preferencia de gastos pase a la primera posición el comprar unos nuevos. Tengo que decir que ni lo noto.
3ª etapa: zapatillas las Sense Ultra de Salomon. Primera carrera que hago con ellas. Bien, son cómodas. Tienen un punto menos de agarre que las S-Wings Softground pero son algo más blandas, y por tanto mejores para más kilómetros. La idea era ir probándolas para ver si me animo a hacer con ellas todo un Ultratrail del Mont Blanc. En algún momento tuve molestias en la planta del pie, en la base de los dedos, pero es algo que me ha pasado con otras zapatillas y que va y viene. Mochila, como siempre la Skin 5, con 6 geles, 3 quesitos de membrillo y una bolsa de hidratación con alimento líquido. Me sobraron dos geles. En los avituallamientos, mucha sandía, algo de naranja y plátano.

P.P.P.D: y por último, pero no menos importante, felicitar a la organización por proponer este formato tan atractivo y hacer descubrir una zona del Valle de Arán que seguramente no es la más conocida. Sinceramente una carrera que os recomiendo mucho. Buen recorrido, buena organización y buen trato.

viernes, 9 de junio de 2017

Tinensa de Benifassà: Campeonato de España de Iberogaine

Volvemos a los Rogaines!
Este sábado 3 de junio se celebró el Campeonato de España de Iberogaine, con una prueba de 12 horas en el impresionante terreno de la Tinensa de Benifassà, en el lado castellonense del macizo dels Ports de Besseit. Para allá nos fuimos con Aurelio a ver si éramos capaces de seguir con la buena racha de esta temporada. En este caso la salida era a las 9 de la mañana y los mapas se repartían a las 8 para poder planear la estrategia. Esto fue lo que nos encontramos:

ANÁLISIS DEL MAPA:
- La salida y meta se encuentra en el centro del mapa
- En base a eso dividimos el mapa en cuatro cuadrantes y contamos los puntos en cada zona: 90 - 79 - 50 - 57 (cuadrantes noroeste, noreste, sureste, suroeste respectivamente). O sea que hay más puntos en la zona norte.
- La zona norte tiene más zonas blancas (bosque más o menos penetrable) y menos naranjas (campo abierto) comparado con la mitad sur (perdonad pero en esta imagen no salen las zonas naranja claro... que son las "medio-abiertas").
- El relieve es bastante homogéneo por todos lados, en general bastante duro y con desniveles marcados (hay que tener en cuenta que las curvas son cada 10 metros)
- Es decir que la zona norte tiene más puntos y parece más complicada, por tanto empezaremos hacia allí.
- Hay algunas líneas relativamente evidentes: 92-35-82-77-53, que queda algo separada en el extremo norte; 43-51-83-68-100-69-46, algo parecido en el extremo sur
- Cerca de la meta hay varias balizas de 3 o 4 puntos que dejaremos para adaptar la estrategia al final sin tener que poner en juego muchos puntos.

A la vista de todo esto, hacemos lo de siempre, conectar todas las balizas teniendo en cuenta posibles recortes que nos permitan adaptar la estrategia sobre la marcha según avance la carrera. Esta es la conexión que planteamos:
- Salida hacia el noreste por 32-57-42-48-81-74, para conectar con la línea que comentaba, 92-35-82-77-53.
- Subida progresiva por 62-71-41-85-38-63 y vuelta hacia el norte por 31-54-58-75-64
- Subida dura a 91 y entrada en la zona de campos abiertos moviéndonos hacia el sur: 84-73-avituallamiento-47-61-67-56-72-43, y conectar con la línea del sur: 43-51-83-68-100-69-46-52
- Subida hacia la zona de meta: 76-66-93-55-36-65-44-37-33-34-45

Zonas que nos permiten adaptar son la pareja de balizas 55-36 y la zona final 33-34-45.

La salida es rápida por las dos primeras balizas, pero entonces se pone a llover y parece que se nos nublan también las ideas. La baliza 42 nos lleva al que probablemente fue el peor error de la carrera. Salimos a lo alto de la loma, llegamos a un sendero que nos debe servir de referencia pero no ubicamos bien las curvas del sendero. Nos metemos entre el bosque, pero no damos con la casa en ruinas en la que debe estar la baliza. Después de varios ataques y de perder unos 15 minutos, Aurelio la acaba encontrando medio escondida tras unos árboles.





La baliza 48 la encontramos bien pero hacemos un intento de salir directos hacia arriba rumbo a la 81 y nos encontramos con una zona de bosque cerrado, así que decidimos volver atrás tras perder otros 3 o 4 minutos. Las siguientes se nos dan mejor y conseguimos mantenernos cerca del ritmo de 15 minutos por baliza (en realidad algo menos) que necesitaríamos para poder hacerlas todas. El siguiente problema se nos plantea yendo hacia la 82 desde la 35, donde tras avanzar por un sendero nos metemos al noroeste por una vaguada también con vegetación muy espesa, pero aquí no queda otra y nos acabamos comiendo las ramas a bocados. Sigue la pelea por esta zona norte, con un río hacia 77 y 53 que con la lluvia ha dejado las rocas como jabón Nenuco, con lo cual me llevo varios trompazos. Las siguientes son más plácidas, dejando aparte la exigencia de los desniveles a salvar, hasta que llegamos a la 85, que está en una cabaña de piedra entre el bosque. Encontramos una primera como referencia pero no atinamos con el rumbo y la distancia y acabamos dando tumbos durante 10 minutos, con lo cual nos sale otro mal parcial que nos aleja del ritmo requerido. Afortunadamente, tras una 38 también para jabalíes, encadenamos unas cuantas sub-15 minutos, que nos devuelven a la buena senda.

Más allá de los desniveles, como los que hay para llegar a la 91, la llegada a campo abierto facilita las cosas y encadenamos parciales de 10-11 minutos, e incluso uno de 6:30 en 67-56. Eso hace que nos plantemos en la 51 a ritmo de poder hacer todas menos una. El parcial 51-83 se nos vuelve a ir a 21 minutos pero combinado con los 8 minutos de 83-68 nos siguen dejando en superávit. Pero ahora vienen las curvas. La 100, única baliza con 10 puntos y sobre la que la organización ya había avisado de su dificultad técnica, nos obliga a un rodeo por encima de unos cortados y a ir siguiendo unos espolones por los que el avance es lento. Aún sin grandes fallos nos acaba costando casi 25 minutos. La secuencia 69-46-52 nos devuelve al buen camino. La situación en este punto es que nos sobran entre 1 y 2 balizas. Entre dejar los 8 puntos de 55-36 y dejar los 7 de 34-45, de momento decidimos seguir con al plan inicial de ir a por todo y en todo caso dejar de las últimas. De todas formas ahora viene la última subida exigente y veremos que tal se nos da. Echando buena parte de las fuerzas que quedan conseguimos hacer una parcial en subida de 17 minutos a la 76 y otro de unos 20 hacia la 66, ambos por encima de 15 pero que podrían haber sido peores. Y entonces, el apocalipsis...



No lo he dicho pero llevábamos todo el día empapados. Llovió a los 20 minutos de empezar y a partir de ahí entre los chaparrones y la vegetación mojada, no nos secamos en todo el día. Ahora llevábamos 4-5 horas en las que por lo menos no llovía, pero justo al salir de la cueva donde estaba la baliza 66 nos encontramos que se ha puesto a llover de lo lindo. Salimos por el sendero y de repente la lluvia se transforma en granizo, y el granizo en canicas de más de un centímetro con las que nos van ametrallando desde el cielo. Avanzamos con los brazos sobre la cabeza pero llega un momento en que es demasiado y buscamos un árbol que nos ahorre parte de las balas. Y ahí nos quedamos, no se cuánto rato, imagino que entre 5 y 10 minutos, hasta que para la piedra y seguimos rumbo a la 93 entre agua que cae del cielo y el torrente en el que se ha convertido el sendero. Este percance ha modificado la situación y echando números nos sale que es conveniente descartar 36-55. Bueno, no pasa nada, para eso están estos bucles, para adaptar la estrategia. Además, de repente Aurelio y yo sufrimos un pajarón simultáneo de considerables proporciones. Nos partimos una de las barritas que me quedan y eso nos da para recuperar algo de aliento para ir a buscar la 65. La falta de fuerzas se nota y la 44 se nos atraviesa algo. Eso va eliminando la 45, que era la última en los planes iniciales. 37 y 33 no dan problemas y en principio nos da tiempo de ir a la 34, aunque justo. Nos ponemos un límite a las 11h45, para tener tiempo de volver. La aproximación por una vaguada es más lenta de lo que pensábamos y llegamos más justos de la cuenta. La buscamos pero no la encontramos. Entramos en la reserva y llegamos a 11h48... Nada. Tiene que estar al lado, pero no damos con ella, así que nos volvemos hacia la meta, a la que llegamos con unos 5 minutos de margen, tras 70 kilómetros y unos 3500 metros de desnivel positivo, por un terreno muy físico y complicado.
Al final hemos dejado 15 puntos, en un rogaine que comparado con los últimos que hemos hecho era claramente más técnico y difícil. Esta dificultad nos hizo cometer varios fallos de orientación, sobre todo la 42 y la 85, de las que podemos sacar conclusiones constructivas. A nivel de estrategia, francamente volvería a hacer exactamente lo mismo. Sin los fallos y sin el granizo creo que nos daba para completar el recorrido haciendo 3 balizas más (más la 34 que de hecho llegamos al lugar aunque sin encontrarla). Lógicamente puede haber fallos, pero para eso están las posibles adaptaciones de recorrido, que cumplieron bien su función y nos permitieron aprovechar todo el tiempo fichando balizas. Y físicamente, la verdad es que quizá noté algo el cansancio de la semana anterior en Cainejo. Eso y/o una alimentación algo deficiente que me dejó con pocas fuerzas en algún momento de las últimas dos horas. Pero bueno, como conclusión, la verdad es que contentos con la actuación, que nos permitió quedar en primera posición de este Campeonato de España de Iberogaine.


Ahora sí, descanso de orientación durante el verano. Próxima parada en el Trail Carlac dentro de dos semanas, una carrera de tres días en el Valle de Aran que tiene muy buena pinta.

Besos y abrazos


P.D: algunos detalles técnicos: zapatillas, llevé las Cascadia, que probablemente dieron sus últimos coletazos, porque acabaron abiertas por cuatro lados (puedes meter todo el dedo dentro de la zapatilla). En algún momento de roca mojada mostraron que la suela no es su mejor virtud. Su muerte queda certificada a los 430km (sobre todo de rogaines, eso sí que es cierto)
Mochila: nuevamente la Ultimate de 11 litros, que también está diciendo basta
Alimentación: 3 barritas de sésamo y 4 de las Trek (chocolate y coco), más dos bolsas de hidratación con alimento líquido. Bastante justillo
Hidratación: Dos bolsas de hidratación de 0.5 litros, suficiente visto que el día no fue caluroso ni de mucho sudar