Google+ Badge

sábado, 31 de enero de 2015

The Wild Boar 2015

Tendría que haber inaugurado el 2015 en cuanto al blog se refiere hace un par de semanas, ya que tenía planeado correr el Trail Hivernal des Coursières, carrera en la que ya participé el año pasado llevándome la medalla de chocolate. Una inoportuna contractura en el gemelo el miércoles anterior me hizo llegar al domingo con la sensación de que no tenía sentido ir a correr 30kms a tope, así que renuncié al tema e intenté recuperar bien de cara al primer rogaine del año, el ya tradicional The Wild Boar, en la Llacuna.
Después del primer puesto del año pasado uno llega a la carrera con ilusión y con ganas de hacerlo lo mejor posible. De todas formas este año en la lista de inscritos figuraba un auténtico equipazo como el formado por Aurelio Olivar y Tommi Tolko, campeones de Europa hace dos años en este mismo terreno, muy buenos orientadores y corredores. Así que revalidar la victoria parecía harto improbable, pero por lo menos se presentaba una buena ocasión de ver a qué distancia estábamos.
Y así llega el sábado pasado, una mañana fría y un viaje en coche de Barcelona a la Llacuna, con Roma, Lluis y Tere, explicando batallitas como en los viejos tiempos, y con Lluís pasándome por la cara la eliminación del Valencia a manos de su Español... si, el hombre es perico... Llegamos a la Llacuna y me encuentro con Jaume, que me surte con más prendas de la equipación de nuestro equipo Fuby Sport. Aprovecho para agradecer la colaboración de este patrocinador al que no conozco en persona pero que certifico nos proporciona una ropa ideal para meterse por todo tipo de zarzas en plan animal, como suele ser mi caso. Si alguna vez necesitáis dormir en una cama de pinchos... Fuby Sport ;-)

Nos vamos para la plaza del pueblo y tras un breve briefing nos mandan seguir a alguien que nos conduce hacia la salida, que resulta estar a unos tres kilómetros. Un agradable paseo que no lo será tanto por la tarde, después de la paliza. El último trozo lo hacemos trotando y por fin llegamos a donde nos dan los mapas. Empiezan los 15 minutos de rigor para preparar la estrategia. Esto es lo que nos encontramos:

La salida es el triángulo que está abajo a la izquierda.
Al igual que las últimas veces, dividimos el mapa en cuatro partes y contamos los puntos en cada zona. La parte con más puntos es la de abajo centro y derecha, así que decidimos empezar hacia ahí y recorrer el mapa en sentido antihorario. Tema relieve, en términos generales hay una sierra que recorre del extremo izquierdo a la parte central superior y otra justo al sur de la salida en diagonal hacia el noreste. Toda la parte derecha es de relieve bastante irregular con valles que la van surcando sobre todo de norte a sur. Y en el extremo norte del mapa hay otro valle, pero no estamos seguros de que vayamos a llegar hasta allí. Decidida la estrategia global, ¿cómo salimos? La idea es hacer 31-41 y 32 (dejando la 43 que parece obligarnos a subir y bajar mucho ya de salida). Le echo un vistazo al plan general y la verdad es que tengo sensación de inseguridad. La zona inferior derecha me da la sensación de estar mal conectada y los caminos que hay enlazan mal las balizas... No sé... En medio de las dudas me olvido de echar un vistazo alrededor y ubicar bien las características de la salida... Craso error.


Felip, el organizador de la carrera, canta la cuenta atrás y salimos corriendo por la pista... ¿por cual?... Hemos salido corriendo detrás de dos italianos y cuando me doy cuenta las curvas no me cuadran. Espero la curva a la derecha que nos lleve a la 31 pero no aparece. Miro la brújula e indica casi oeste... Mierda. Le digo a Jaume que no vamos bien y nos paramos. Otro error... Llegamos a la conclusión de que estamos yendo hacia la 52. Decidimos ir hacia allá y ya veremos qué hacemos por el camino. A todo esto nos ha pasado bastante gente y cuando salimos a los campos donde está la baliza nos damos cuenta de que vienen más por otro camino que era más corto. Para postre la baliza está dentro de una cabaña y se forma un atasco en la puerta que no veas... Empujones entre todo el mundo. Perdemos un par de minutos. Conseguimos entrar dentro, hay un tipo peleándose con la baliza. Parece que a oscuras no la sabe meter (la pinza en la baliza...). Al final, alguien grita que saquen la baliza fuera y acabamos fichando en este accidentado control.

Bueno, centrémonos. Si hemos planeado recorrer el mapa de una forma, no parece adecuado ponerse ahora a improvisar. El año pasado perdimos 40 minutos en una baliza y lo recuperamos, así que no nos desmoralicemos por esto. Volvemos hacia la 31 y a seguir con el plan previsto. Nos encontramos la baliza más descongestionada que la anterior y recuperamos rápidamente la pista que recorre el río. El ataque a la 41 lo hacemos desde el oeste por un senderillo. Pequeño lío porque la baliza queda escondida al otro lado de un montículo, pero no perdemos más de un minuto. Salimos a la pista al este y seguimos dirección sur por sendero hacia la 32, fácil, sin más que seguir el sendero. Intentamos coger la dinámica entre los dos, de uno mirar la fita que toca inmediatamente y el otro preparar la siguiente. La secuencia que hemos decidido ahora es 51-93-71-86-75.

Subimos hacia la 51 por un sendero que a medias se pierde un poco entre unos árboles caídos, pero encontramos una pista que nos lleva hasta un collado y a la baliza que está en un claro del otro lado. Vamos por este lado del monte hacia la 93, por un senderillo que pica para abajo y un cortafuegos que sube a saco hacia el noroeste. Se ve la baliza allá arriba, pero la pendiente es dura y no llegamos nunca. Una vez fichado el control salimos a la cima y bajamos por el mismo cortafuegos al otro lado. El segundo camino que cruzamos es una pista que cogemos hacia la derecha. Nos lleva hasta la 71 sin problemas. Había dudas de cómo ir a la 86... Decidimos aprovechar el relieve y rodear la montaña por el norte para aproximarmos a la baliza por un senderillo desde el noreste. Por el camino hemos visto un sendero que salía en dirección a la 75, así que deshacemos parte del camino y lo seguimos hasta la zona abierta de campos. Un sendero se acerca a la baliza desde el norte pero cruzar el río no parece fácil, así que seguimos aguas arriba. El terreno se vuelve difícil y perdemos algo de tiempo. Una vez llegamos a la pista la cosa se pone más fácil y la baliza está junto a la pista. Después del fallo inicial parece que nos hemos repuesto y no hemos cometido ningún fallo grave en ninguna baliza. Espero que estemos siguiendo también la buena estrategia... Ahora toca ir hacia la zona sureste que no me convencía demasiado. El orden previsto es 63-37-91-62-46-61-65.

Un momento de relax por pista fácil hacia la 63, para ir planificando lo que viene. Cruzamos un campo de árboles y nos metemos al fondo del río por zona de vegetación espesa. Encontramos la baliza e intentamos salir por otro lado que parece más directo, pero ya se sabe que vale más malo conocido... No hay salida fácil, así que nos volvemos y salimos por donde habíamos llegado. Otra vez en la pista, ésta nos lleva a una carretera y cruzamos una zona de casas. Al otro lado atravesamos unos campos y siguiendo el relieve nos metemos en un valle por el que se avanza bien y además la baliza 37 se ve de lejos. Seguimos en la misma dirección hasta salir a la pista importante situada al este. Podríamos atravesar al este para ir a buscar la otra pista (línea discontínua) que va paralela. Pero entre la pendiente y la vegetación no lo vemos claro, así que vamos hacia el sur a buscar un sendero. Vamos conectando caminos hasta aproximarnos a la 91. No hay referencias claras, pero coincidimos con otros dos equipos y al final acabamos encontrando el hoyo en el que se encuentra. Recuperamos el camino y nos dirigimos hacia la 62, que atacamos desde el valle situado al sur. El mapa marca una zona anaranjada de terreno un poco más abierto, pero es difícil de reconocer. Barremos la zona entre los dos y al final la acabamos encontrando más por KO que por orientación. La ruta a la 46 tiene mala pinta, hemos de salir al oeste, cruzar el valle, encontrar la pista e ir acercándonos... Mucho campo a través, y empieza por terreno bastante guarro. Encontramos un sitio para cruzar el río y me meto pendiente arriba a saco, porque si empezamos a dudar aquí nos dan las uvas. Comiéndome las zarzas a mordiscos acabamos saliendo a la pista (nivel 2, discontínua). Un poco a la izquierda hay un desvío que nos viene perfecto. Cogemos el camino a la derecha y después de unas curvas decidimos atravesar en descenso hacia el oeste. La cosa sale bien y salimos rápido a la pista siguiente y de ahí atacamos ya bien la 46. Siguiendo la dinámica campo a través vamos al oeste, encontramos una pista y de ahí por unos campos llegamos a una vaguada sin camino pero por la que se baja bien hacia la 61. La encontramos bastante bien un poco a la derecha y de ahí vamos por sendero hacia la 65. Dos opciones de ataque, atravesar desde el sur o dar rodeo por camino y siguiendo una valla al final de la cual está la baliza. Optamos por esta segunda opción. Las cosas siguen yendo razonablemente bien. Justo llevamos 3 horas.

Volvemos al sendero y vamos hacia el avituallamiento por una pista. La idea ahora es hacer 72-77-82-36. La primera es muy fácil porque se llega al lado por camino y está dentro de un hoyo enorme. Salimos al norte encadenando varios senderos y atacamos la 77 desde el oeste siguiendo un riachuelo. Más allá de las zarzas no tiene mayor problema. Ahora nos toca una subida larga hacia la 82. Seguimos el borde de la urbanización. Mirando ahora los parciales me doy cuenta de que perdimos mucho tiempo aquí (20 minutos), básicamente entre comer y que hicimos mucho trozo por terreno abierto pero sin camino. El ataque a la baliza es campo a través a nivel desde el este y la acertamos bastante bien. Salimos al suroeste y por camino en ligero ascenso hacia la 36 todo por caminos. Aprovechando que el terreno es favorable, hemos estado discutiendo la estrategia para las 2 horas que quedan de carrera. La idea inicial era hacer 54-84-34-56-53, per aprovechando que hemos bajado a la 36, optamos por el recorrido 81-64-45-53, con la esperanza de poder añadir 94-66 si hay tiempo (poco realista).

La 81 resulta fácil, pero el trayecto a la 64 se hace largo. La 45 sale muy rápida pero hemos perdido tiempo y decidimos renunciar a 94 y 66 (con lo cual esta táctica alternativa dejaba de tener sentido porque hacemos 3 puntos menos con más distancia). El recorrido hasta la 53 es muy largo, con un sendero en subida que se hace muy lento. El único punto positivo a nivel personal es que físicamente me encuentro bien. Creo que es la primera vez en la que no he tenido sensación de tener al tío del mazo acechando, cosa que no me esperaba para nada después de la mediocre preparación que había llevado. El ataque a la 53 no es fácil. Bajamos al fondo del valle y no al primer intento pero al segundo sí que la acertamos. Salimos campo a través al suroeste, cruzamos campo de frutales y vamos conectando caminos hasta la 85. El plan, ya de vuelta en esta última hora, era hacer 85-74-58-67-33-44 y meta. De todas formas mirando el mapa no vemos claro el acceso de la 74 a lo alto de la meseta donde se encuentra la 58, así que renunciamos a la 74. Seguimos un camino que sube al sur y que se acaba en un claro. Hay que atravesar el bosque hasta un corta fuegos. Tiramos bastante de tozudería porque el terreno es complicado, pero acabamos saliendo al cortafuegos y a lo alto de la montaña. Miramos el reloj y vemos que la 58 y la 67 son poco compatibles, así que vamos a la 67 directos. Fichamos cuando queda media hora y bajamos pitando hacia la 33. Quedan 25 minutos, así que hay tiempo de ir a la 44. Si no hay nada raro no debería haber problema para llegar a tiempo. Llegamos a la baliza al mismo tiempo que el equipo de Navarra con el que ya hemos coincidido varias veces y la encontramos en el fondo de una zanja. Ellos salen hacia abajo y nosotros hacia arriba (peor opción), pero cada uno por su camino volvemos a coincidir en un campo de frutales. Al otro lado encontramos un camino que pasa junto a la 31, que ya habíamos fichado esta mañana, y tras algunas dudas salimos a la pista que nos ha de llevar a la meta. Quedan 5 minutos, así que ningún problema para recorrer estos últimos 300 metros. Llegamos a meta con 3 minutos y pico de margen pero yendo tranquilos en el último tramo.

Siendo sincero, yo durante la carrera pensaba que lo estábamos haciendo bien e incluso le dije a Jaume que creía que era el mejor rogaine que habíamos hecho a pesar del fallo inicial, porque después no habíamos hecho ningún error al encontrar las balizas y habiamos tenido suerte en varias aventuras campo a través. Al contar los puntos me salen 160, 5 más que el año pasado. Voy dándole vueltas al asunto mientras recorro, pelado de frío, los tres kilómetros de vuelta hacia el pueblo. Llega el momento de cenar el clásico plato de cap i pota (una bomba calórica). Mientras estamos sentados salen los resultados y hemos quedado terceros... No os engañaré, siendo sincero yo iba a la carrera con la esperanza/objetivo de quedar sólo detrás del equipo de Aurelio Olivar y Tommi Tolko. Nos ha ganado también el equipo formado por David Tarrés i Albert Vilana, por otra parte un equipo con experiencia y buenos resultados en estas lides. Más que las posiciones lo que fue una cierta decepción fue las diferencias. David y Albert nos sacaron 14 puntos, es decir entre 2 y 3 balizas y Aurelio y Tommi... 47!! Normalmente a nivel de ritmo de carrera vamos bastante parecido, así que debemos haber cometido más errores de lo que pensábamos a nivel de ataque a las balizas y sobre todo a nivel de la estrategia.

Mirando los resultados parciales y el recorrido de cada equipo empiezo a entender en parte las cosas.
http://www.thewildboar.org/resultatsrogainingtwb2015_parcials.pdf
La estrategia de los dos equipos que nos preceden, del 4º y del 5º es totalmente opuesta a la nuestra. Repasando el mapa me doy cuenta de que esa opción aprovecha mejor el perfil del terreno y que han evitado los tramos largos entre balizas que nos hemos comido. Otro como el 82-77, Aurelio y Tommi lo han hecho de bajada. Una moraleja que me llevo de esta carrera es que, a parte del relieve, penaliza MUCHO hacer tramos largos entre balizas cuando la conexión es por terreno sin camino (ya sé que es lógico).
En ese sentido, incluso siguiendo nuestra opción ahora me doy cuenta de otras combinaciones que hubiesen encadenado balizas más próximas entre sí: 31-41-43-32-51-93-75-63-86-71-35-34-84-54-83-65-61-46-37-91-62-72-77-82-... y de ahí dejar la parte superior, aunque eso no evitaría los dos tramos largos sin balizas 82-64 (aunque recto por pista y en bajada) y 45-53...
Bueno, este coñazo técnico va dirigido a Jaume, espero que los demás hayáis dejado de leer hace un rato.
Total, que tenemos muuuucho por aprender, jejeje. En lo positivo, haberme encontrado bien físicamente y sin recaer de mis molestias (aunque esta semana he vuelto a tener algún amago...).
Ahora toca cambiar de chip y en una semana me voy de vacaciones deportivo-viajeras con vistas a una de las carreras que forman parte del proyecto 7 Ultras - 7 Continentes. Se trata de la Misión Race, en Bariloche, norte de la Patagonia argentina. No negaré que la preparación no ha sido la óptima, pero vamos con ilusión y ganas de hacerlo bien. Espero que los largos viajes que me tienen que llevar hasta allí no pasen demasiada factura. Seguiremos informando...

Besos y abrazos