Google+ Badge

martes, 26 de julio de 2016

Buff Epic Trail

Ahí va la crónica de la Buff Epic Trail, ahora que las sensaciones están todavía frescas. La Buff Epic Trail es una carrera que surgió hace dos años (si no me equivoco la de 2014 fue la primera edición) y que discurre alrededor del Parc Nacional d’Aigüestortes. Este año además fue la carrera elegida para albergar el Campeonato del Mundo de Skyrunning. Bueno, para ser precisos el Campeonato del Mundo que depende de la International Skyrunning Federation, porque después hay otro que depende de la IAAF (la federación internacional de atletismo)… En fin, rollos raros. Total, que como no siempre se tiene la oportunidad de participar en un campeonato del mundo, decidí probar suerte en el sorteo. Sonó la flauta y la Buff Epic pasó a ser el primer gran objetivo de la temporada.
La prueba en cuestión sale de Barruera y recorre 105 kms en sentido horario, con 8000 metros de desnivel positivo. Cruza el Port de la Gelada para bajar al valle del Tunel de Viella, cruza el Port de Rius, los valles de la Restanca, Colomers y Saboredo, baja hasta Espot. Sube por las pistas de Super Espot para cruzar hacia el Circ de Mainera, cruza a Estany Gento y por el Port de Rus vuelve al punto de partida (aquí lo tenéis: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9586907).

No sé si pasó lo mismo otros años, pero esta vez debió haber algún conflicto con el parque nacional, porque durante los 8 o 10kms del recorrido que transcurrían por dentro del parque, te obligaban a correr con el dorsal escondido. Al parecer no está permitido hacer carreras por dentro del parque. Cuando preguntabas qué se suponía que tenías que hacer con el dorsal, te decían que te lo metieses por dentro de la camiseta (que alguien me explique cómo…). Todo bastante surrealista. No he oído de primera mano los argumentos en contra de que se celebren pruebas deportivas dentro de un parque nacional. Entiendo que es por el posible impacto que tenga el paso de todos los corredores por la zona. Quizá no soy objetivo, pero yo personalmente no veo que una persona que corre tenga más impacto que una persona que camina. En cuanto al número de personas, la prueba de 105kms (la que pasaba por dentro del parque) la hicimos 270 corredores si no me equivoco. Un día cualquiera de verano y más en fin de semana, suben a Sant Maurici ese número de personas y más. A mí nunca me ha controlado nadie cuando he ido a caminar por allí. Dicho todo esto, durante la carrera vi algún gel tirado por el suelo. No muchos, serían 3 o 4, pero ahí estaban. Quiero pensar que fuese un accidente y que se le cayesen a alguien sin querer (a mí de hecho se me cayó sin darme cuenta uno de los flascos de hidratación de la mochila, aunque no creo que durase mucho rato ahí porque son carillos), pero también puede ser que alguno de los corredores que me precedían fuese un cerdo. Pero vamos, que supongo que habrá corredores cerdos y caminantes cerdos y sinceramente no creo que la comunidad de corredores sea más cerda que la media de gente que te puedes encontrar en Aigüestortes un día cualquiera. En resumen, que yo creo que se pueden adoptar otras medidas (obligar a la organización a revisar la limpieza del tramo; que cada corredor marque con el dorsal sus geles, como se hace en el GRPyrenees;…).
Sea como sea, el sábado a las 6 estábamos listos para tomar la salida. En primera línea, la flor y nata, encabezados por el probablemente gran favorito, Luis Alberto Hernando. Caras conocidas, buenos deseos y algo de tensión. Yo estoy bastante nervioso, con la incertidumbre de saber cómo me voy a encontrar y si me habré recuperado del esfuerzo de Valls d’Àneu. Depa (el speaker) es quien da la cuenta atrás, tras la cual salimos por una pasarela que nos lleva a una pequeña vuelta por dentro del pueblo. Se nota que esto va en serio, la gente sale a degüello y enseguida me encuentro con 40 o 50 tíos delante. Nos metemos por una pistilla y voy recuperando posiciones poco a poco. Paso a las primeras chicas, Gemma Arenas, Nuria Picas, una americana que estaba en Madeira, de la cual no recuerdo su nombre… El terreno es plano y eso me ayuda a llevar un buen ritmo sin asfixiarme como me suele pasar en los repechos que me pillan demasiado pronto. Voy un poco justo de luz. El frontal que llevo es bastante truñete, pero es ligero y total para estos primeros 15-20 minutos ya me sirve. Tengo el Petzl, más potente, preparado para cogerlo más tarde según vea si se me va a hacer de noche o no al final de carrera. También es cierto que el hecho de ir en pelotón y que haya varios frontales alumbrando ayuda. Tras 3 kilómetros de calentamiento giramos a la izquierda y un repechillo nos lleva a Erill la Vall. Voy en un grupillo de tres o cuatro corredores y algo más adelante se ve un pequeño pelotón que sube por un sendero. Cojo el ritmo de uno de ellos, que me recuerda a Juan Martín del Potro (tenista argentino). Me encuentro bien y subo a buen ritmo tras él. Eso sí, intentando centrarme en mis sensaciones. Me vienen a la cabeza las palabras de Nahuel, brillante vencedor de la Ronda dels Cims, la semana pasada. Estuve por allí siguiendo la carrera y cada vez que nos encontrábamos y que yo le preguntaba qué tal, me señalaba el reloj y me decía “Ça va, ça va, moi, je regarde mon cardio”. Se me quedó grabado, yo no puedo mirar mi “cardio” porque voy con un reloj del Pleistoceno, pero estudio las sensaciones en mi interior y de momento son buenas. Parece que estoy entrando bien en la carrera.
Al paso de Juan Martín (bautizado) nos vamos acercando al grupete de delante. Sería interesante meterse en este pelotón. Salimos a campo abierto, paso al compañero y me acerco al úlitmo corredor del grupo, que es Roger Viñas. Buena rueda. Miro a la fila de corredores intentando identificar al personal. Veo a uno de rojo que tiene pinta de ser Sebas Sánchez, está Javi Domínquez (un físico que sin conocerlo me cae bien, supongo que por ser físico, leí una entrevista donde explicaba que durante las carreras recitaba números primos, calculaba el número de pasos que tenía que dar… me conquistó), bastantes tipos con pinta de guiri,… Y tirando del grupo un tipo grandote tirando de los palos como si quisiera arrancar el mundo. Coño, ese se parece a Luis Alberto… Vaya, como que lo es… Miro para arriba y no se ve a nadie. Veo también a Francesc en tercera posición… Pues sí, parece que este es el grupo de cabeza (tengo que reconocer que me acojoné un poco). Vuelvo a “regarder mon cardio” interior, pero las sensaciones son buenas, así que echo el ancla a cola de grupo y voy haciendo. Desgraciadamente se acaba la subida (mi terreno) y pasamos a un falso llano donde la peña se pone a correr como si no hubiera mañana. Si les sigo me empezaré a salir de punto así que sin dormirme pero sigo a mi rollo. Llega Juan Martín con más prisas que yo y tira para delante. Un pequeño repecho antes del Port de la Gelada me ayuda a recuperar algo de terreno, así que paso el collado a un minutillo de los primeros y lo mejor del caso, con sensación de no haber forzado para que así fuera.
Pero ahora viene la bajada, que sobre todo a inicio de carrera, no es mi terreno. Plego los palos y los pongo en “Francesc Style” en la mochila y voy bajando por un senderillo bastante pedregoso. Con la operación pierdo algo de terreno con los de delante y eso me obliga a centrarme más en las marcas. Poco antes de llegar a una pista de repente me doy un golpe en el pie derecho con un pedrusco bastante importante. Mieeeeerdaaaa!! El golpe ha sido serio y me asusto bastante. No puede ser que ahora se vaya todo al traste. Corro por la pista con la esperanza de que sea sólo el golpe y el dolor se vaya enseguida pero no es así. Como no disminuya así no puedo hacer 100 kilómetros… Pensando en mi pie, me doy cuenta de que no hay marcas delante de mí. Veo al grupillo de delante en una curva de la pista allí abajo y bajo directo. Cuando recupero el camino, llegan más corredores por mi izquierda, entre ellos Christophe Le Saux, un clásico del Tor des Geants, que me dice que me ha gritado para avisarme. “J’ai pas entendu, mais merci!”. Un tipo simpático, que baja con un solo bastón cantando por este entretenido sendero. Llegamos a Senet, un grupillo de 5 o 6 corredores. El final de la bajada alivia un poco mi pie. Empezamos un tramo bastante pestosillo, mayoritariamente por pista, que nos tiene que llevar hasta el avituallamiento de Conangles. Va subiendo poco a poco y tiene mucho tramo de estos que se han de trotar pero que dan por saco. Me acabo quedando sólo delante del grupo, hasta que al poco rato llega Alberto por detrás (viejo conocido de la Rialp Matxicots, Valls d’Àneu,…). Tenemos ritmos parecidos así que podemos hacer un buen tándem. Y así vamos pasando los kilómetros hasta el avituallamiento de Conangles (km21).
Ahí están mis padres, con el arsenal de geles, Powerade, membrillos… extendido en el suelo. Me bebo medio botellín de carbohidratos y voy al tenderete de la organización a coger algo de fruta. De repente me encuentro un micro que se interpone entre el trozo de sandía y mi boca. Levanto la mirada y me encuentro con el periodista de “Temps d’Aventura” (no me acuerdo de cómo se llama, sorry) que me pregunta “Només fruita?” Osti, no se… es que tiene muy buena pinta esta sandía. “Bueno, ja porto de lo altre a la motxila”… “Què tal? Com veus la cursa?”… “Mmmm, bueno, t’ho diré d’aquí una estona. A veure si hem encertat amb el ritme de sortida »… En fin, ninguna gran declaración que vaya a pasar a la historia. A todo esto veo que la gente pasa como aviones detrás de mí, así que toca no dormirse y seguir adelante. Salgo con Alberto y pasamos junto a Mayayo (de Carrerasdemontana.com) que va cantando “Salomon! Hoka! Salomon! Asics!...”. Primero pienso que le ha cogido un ataque de locura rollo Hodor Hodor (chiste de rigor Juego de Tronos…), pero al final me doy cuenta de que debe estar haciendo una estadística. Nos saludamos y a por el siguiente tramo.
Entre los que nos han adelantado está Caroline Chaverot, una francesa (no lo habíais adivinado) que en este tipo de distancias tiene muy poquitas rivales. Buena rueda, pero ya se nos ha escapado. Miro arriba y en el siguiente repecho veo a Roger Viñas y a Sebas Sánchez. Bueno, estamos ahí. La subida al Port de Rius es un poco incómoda. Mucha piedra y roca que te impide poner un ritmo de paso-bastoneo sin pensar demasiado. Voy tirando al ritmo de la música mental del día (Pa amb oli i sal, de Blaumut, imaginaros el silbido ese todo el día...). A media subida tomo la delantera y pongo un puntito más de ritmo, con ganas de acercarme a los de delante. Acabo pasando el puerto a unos 5 minutos de Caroline y un par de corredores más. Cruzo un tramo llano junto al Estany de Rius. El ritmo sube y las distancias se amplían. La piedra está mojada y en la bajada espero que Alberto me alcance en cualquier momento, pero me centro en mirar adelante y concentrarme en ver dónde pongo los pies. El dolor del golpe de hace un rato vuelve, pero es más o menos soportable, así que lo declaro oficialmente como excusa no aceptable y e intento guardarlo en el cajón del olvido. Sorprendentemente no llega nadie por detrás, señal de que voy bien y las fuerzas se igualan, también en la bajada. Se acaba el sendero y salgo a una pista, que tras 3 o 4 kilómetros de “regalo” me dejan en el Pont de Ressec. Poco antes del avituallamiento recojo un primer cadáver de los que iban en el grupo delantero. Tiene pinta de haberse pasado de rosca y querer saber poco más de la carrera. Este encuentro supone un golpe de moral positivo, al igual que la sensación de haber llegado al kilómetro 36 “casi sin enterarme”.
Nuevo pit stop, más carbohidratos, Powerade, algún gel al bolsillo y adelante. Más pista, ahora en subida. Me cruzo con un chico que me dice que Caroline va con Gerard (Morales) a 2 o 3 minutos. Venga, “je regarde mon cardio”, tranquilidad, pero si les pillo mejor que mejor. El que aparece primero es uno de verde, pelado, que también lo recuerdo del grupete delantero de esta mañana. Camina. Mala señal, este tramo es razonablemente corrible. Antes de alcanzarlo aparece otro corredor 100 metros más adelante. Va vestido de Buff. Es Gerard Morales. También camina. Con mi ritmo de trote bastonero los paso a los dos. El de verde me saluda con una sonrisa. Gerard no parece pasar por el mejor momento de su vida. Más adelante alcanzo a ver una figura menuda que corre ágilmente por la pista. Esa es Caroline, pero a ella no parece que la vaya a alcanzar tan fácilmente. En fin, yo a lo mío trota que te trota, aunque con ganas de que se acabe la pista y cambiemos a modo caminante. Efectivamente se acaba y el sendero empieza con un repecho de los que quita el hipo. Me cuesta un poco hacer la transición pero vuelvo a coger el ritmo. Aparece otro corredor, un tipo que nos ha pasado esta mañana con bastantes prisas en la primera subida. Ahora lleva un ritmo bastante cansino. No lo había dicho pero estamos metidos en la niebla. La verdad es que el tiempo es perfecto para correr. Fresquillo, pero la temperatura justa para ir en manga corta durante el esfuerzo de la subida y con los manguitos subidos durante las bajadas.
El terreno es cómodo para caminar a buen paso si las fuerzas acompañan, y de momento es mi caso. También el de Alberto, que veo que viene a un minutillo por detrás. En una de esas veces que miro atrás me tropiezo con una roca y estoy a punto de dar de bruces contra el suelo. Se me cae un botecito que llevo con sales, lo recojo y sigo adelante (pensaba que sólo se me había caído eso). Al poco aparece el collado entre la niebla y el camino baja al otro lado. Bueno camino en realidad no. Las marcas bajan por unas pendientes de hierba mojada que resbala que da gusto. Me caigo varias veces y al final voy combinado entre bajar de culo y caminando agarrándome a los árboles. Salgo a una pista desde la que se ve el avituallamiento de Colomers allí abajo. Menos mal! Echo la mano a los flascos para reponer líquido y me doy cuenta de que he perdido uno. Mierda… Al llegar al punto de control repongo el otro, y cojo algún trozo de plátano y unas galletas. Llega Alberto al poco rato. “Has visto un flasco de estos?”… “Ostia, sí que lo he visto pero no lo he pillado”… Lástima. Al final un señor del avituallamiento me da una botellita de Solan de Cabras y tiro con eso.
Vamos a por la siguiente subida, hacia el Coll de Sendrosa, que viene precedida por una serie de repechos y toboganes bastante incómodos. Llega por detrás un chico de Castellón (según me dijo después) que baja muy bien y en grupo de tres vamos subiendo entre la niebla. Unos chicos nos animan tocando un cencerro (que hace 4 kilómetros que venía oyendo). “Va que porteu la primera noia aquí al davant!”… “Qué va, fa 30 kilómetres que l’empaitem i res, no es deixa…”. Este tramo lo conozco bien en sentido inverso, de todas las veces que he hecho la Carros de Foc. Antes de lo que me esperaba llegamos al collado y bajamos al otro lado. No queda mucho hasta el Refugio de Saboredo (km51). No llevamos ni 7 horas y ya hemos hecho la mitad del recorrido. Voy bastante más rápido de lo que esperaba pero “je regarde mon cardio” y las sensaciones son correctas. Si fuese mal a estas alturas ya lo estaría notando. Justo antes de llegar al refugio me doy cuenta de que llevo una cosa enganchada al tobillo. Coño, si es la plantilla de la zapatilla… “Ya tio, a mí también me ha pasado. A la que se mojan se salen” me dice Alberto, que se da cuenta del problema. Veo que el otro pie va por el mismo camino. Bueno, de momento no es incómodo.
Un platito de ensalada de pasta, galletas al bolsillo y un par de trozos de un pastel que tiene pinta de tener 1000 calorías por milímetro cúbico. Salimos adelante el mismo grupillo de tres, en dirección al Port de Ratera. Subida cabroncilla, repechos y más repechos sin ver el final y menos en medio de la niebla. Hasta aquí en las subidas tenía la sensación de que tenía un puntito más de fuerza que mis acompañantes, aquí la cosa ya ha pasado a un sensación de igualdad. En fin, supongo que los kilómetros no son gratis. Salimos al rellano de lo alto del collado y aparece Juan Martín, haciendo unos gestos con la pierna como si fuese de rampas hasta las pestañas. Ante la pregunta “qué tal” responde un evidente “no muy bien”. Cruzamos el collado y de repente aparecen dos corredores por detrás. Un chico con rastas que recuerdo de los primeros kilómetros esta mañana y Gerard Morales, que resurge de sus cenizas. Es lo que tienen los buenos…
Empezamos a bajar al otro lado, ahora en formato de grupo de cinco. Enseguida veo que soy el más flojo del grupo en este terreno de piedras húmedas. El único que no se me escapa demasiado es Alberto, pero lo cierto es que esta bajada no me está entrando muy bien. Un tipo de la organización nos ha dicho en collado que nos escondiésemos el dorsal. Ahora mismo tengo otras preocupaciones, pero bueno, cuando paso junto al Refugio de Amitges me pongo la mano en la barriga como si me estuviera rascando (ridículo, lo sé…) y más abajo decido arrancar los dos imperdibles de abajo y doblar el dorsal hacia arriba entre los cordajes de la mochila. A partir del refugio se baja por la clásica pista de Amitges, con unas piedras que vuelven a sacar a la luz mi dolor del pie. Decido cambiar de zapatillas en Espot. Por lo demás, en un cruce Alberto se despista y lo alcanzo mientras llega otro corredor por detrás, diría que vasco por el acento y la camiseta. Nos pasa pero subimos un poco el ritmo y acabamos recorriendo todo este tramo a velocidad de crucero, lo cual quiere decir a buena velocidad pero empujando. Un kilómetro de asfalto antes de Espot me acaba confirmando la elección de cambiar de zapatillas. Llego al avituallamiento (km67), donde están mis padres, mi hermano, Elena y Ares, mi futura sobrina. También está Francesc, que no ha recuperado de la carrera de hace dos semanas y dice que hasta aquí, y Eli, que venía con unas molestias en el pie que no le han dejado continuar.

Visito al señor Roca, y con algo menos de peso en el estómago me como un plato de pasta y algo de fruta. Venga vámonos, 38kms a meta, empieza la cuenta atrás. El siguiente tramo es clave. 1400 metros de subida (netos, así que sumadle alguno más). Salgo algo antes que Alberto pero me pilla enseguida y yo noto que todavía estoy digiriendo los espaguetis. Le dejo pasar y sigo a mi ritmo mientras él se va a por Iokin (el vasco) que va a unos 80 metros por delante. Por detrás llega Patrick Bohard, ganador del Tor des Geants el año pasado, que ha llegado al avituallamiento mientras yo estaba allí. Yo me centro en mi tipi-tapa y si me tiene que pasar que me pase. Piloto automático. Da resultado y veo que la distancia con Alberto y Iokin se estabiliza. Hacia atrás ni miro. Vamos subiendo por pistas y más pistas en medio de la estación de esquí de Super Espot. Empiezo a recortar distancia con mis dos predecesores y al mismo tiempo Patrick se queda bastante atrás. Bueno, parece que todavía no muero. Llegamos los tres prácticamente juntos al avituallamiento de Super Espot (km 72,5, 2100m). Aquí vuelven a estar mis padres, Kike y Elena, que se lo han currado un montón subiendo en jeep hasta aquí. Me bebo medio bidón de la bebida de carbohidratos, a ver si metemos gasolina para el siguiente trozo.


Y reanudamos la subida, ahora ya por prados. El año pasado la hicimos en sentido inverso durante la Rialp Matxicots. Mejor de bajada, francamente. No se acaba de ver a dónde tenemos que ir a parar. Repechos y más repechos, Iokin delante y Alberto y yo detrás. Pequeño golpe positivo de moral, dos figuras delante nuestro. Gerard y el de Castellón. Nos deben llevar 3 o 4 minutos. De todas formas nuestro ritmo tampoco es que sea como para tirar cohetes. Cuando parece que la subida no va a acabar nunca aparece un chico bajando que nos dice “Cuidado! Último kilómetro muy duro!”… Vaya ánimos el tío… Pero superamos un montículo y veo que el tipo tenía razón. Una pala terrible por tartera y un hombrecillo allá arriba. Madre mía, hasta allí tenemos que subir. Gerard y el de Castellón están en ello. Me pongo primero del terceto, mirada al suelo y hasta arriba. Llegamos a la cima un minutillo detrás de nuestros predecesores, pero a la que me asomo ya están en Cuenca. Cómo bajan los tíos…
A mí en cambio la bajada técnica me sienta como una patada en el trasero y noto que llevo a mis dos compañeros enganchados al cogote. El terreno suaviza y me acaban pasando los dos. Noto que el disparo de la subida anterior me ha tocado y voy buscando con ganas el avituallamiento del kilómetro 75,5. Reponemos líquido y salimos los tres, pero a la que se puede ellos se ponen a trotar y yo noto que estoy en un momento bajo. Paradójicamente voy deseando las subidas, porque es cuando se camina cuando me encuentro mejor y siento que recupero distancia. En cambio a la hora de correr me noto adolorido y nada sobrado de energías. Llego al siguiente collado a unos 3 o 4 minutos de Gerard y el de Castellón, a un minuto de Alberto y unos metros por detrás de Iokin. Pero empieza la bajada y yo voy pisando huevos. Así que se me van. La transición me cuesta, me duelen los cuádriceps y voy muy torpe. Lo único que me anima es que he avanzado el final moral de la carrera al kilómetro 90, que es donde empieza la última bajada. Menuda gilipollez, visto cómo voy bajando y lo que me van a costar esos úlitmos 15 kilómetros, pero bueno, eso ya lo corregiremos luego.
A media bajada, me cruzo con un grupillo de gente, entre los que están Jordi y Kako, que me animan y toman alguna foto. Imagino que mis “gracias” cada vez son más alicaídos. Llegando a Estany Gento veo a un japonés que todavía va más alicaído que yo. No sé de dónde ha salido. Debe ser uno de los que me ha pasado en Conangles. “Good luck” me dice. No se me ocurre nada mejor así que le respondo lo mismo, mientras subo la rampa hacia el refugio, donde me encuentro a Jordi y Àngela, la segunda unidad de mi super equipo de apoyo (km81). Me lo tomo con calma. Carbohidratos, powerade al flasco, sandía, geles a la mochila, charlar un poco… La llegada de Patrick me recuerda que estoy en una carrera y que no me duerma en los laureles. El japonés ya se las ha pirado, aunque tiene pinta de que lo pillaré. Salgo del refugio mientras llega otro corredor más al que no tenía controlado. Oooops, pues sí que se está animando la cosa.
Me acabo de dar cuenta de que llevo toda esta parrafada sin hablar de posiciones. Lo cierto es que nunca supe con total certeza en qué posición iba. Sobre Colomers nos dijeron que íbamos el 15 y 16 Alberto y yo. Salí de Gento con la sensación de que pasando al japonés sería el 17. Si me pasa Patrick 18 y ahora con este que llega el 19… Hombre el objetivo que se ha ido dibujando durante la carrera es el de hacer de los 20 primeros. A ver si no se tuerce la cosa y cumplimos. Salgo camino abajo pasando junto al teleférico y un grupo de tres excursionistas. “Tu anaves al Gili!” (IES Samuel Gili i Gaia es el nombre de mi instituto). Me giro y veo a un tío que venía a mi clase en primero de BUP, un malote de cuidado. Uno de esos encuentros que suceden en las montañas. Nos saludamos y sigo adelante, mientras llega Patrick por detrás. Con el estrés meto el bastón entre dos rocas y oigo un “crack”. Mierda, se ha roto el bastón. De momento aguanta, pero tiene mala pinta.
Tengo delante la penúltima subida, 300 metros de desnivel hasta el Coll de la Font Sobirana. Una subida tendida y relativamente amable, podría ser peor. En uno de los tramos trotables Patrick me alcanza y le dejo pasar. Charlamos un poco, pero yo estoy haciendo recolecta de moléculas de oxígeno y no quiero se me escape ni una, así que al final acabo diciendo “Oui, oui” y seguimos en silencio. Me paro un poco antes del collado a atarme los cordones y se me escapa. Hasta luego, empieza la bajada y se me va más todavía. Me duelen los pies, el bastón no está como para apoyarse demasiado y mi torpeza va en aumento. Poco antes de llegar al avituallamiento de Riquerna (km 85,5) me encuentro a Tomás que me anima. Se agradece. En el avituallamiento, otra sorpresa, el chico de Castellón que abandona. Así que mantengo la posición 17 (me había olvidado, habíamos pasado al japonés). Repongo agua y salgo a por la última subida, 800 metros desnivel hasta el Port de Rus. Me giro y veo que llega al avituallamiento el corredor nuevo que había visto en Estany Gento. Bueno, yo a lo mío y si me tiene que pillar, al menos que le cueste.
Vulevo al modo subida pero al cabo de poco el bastón dice que hasta aquí ha llegado. Se parte y el sistema este interno que tienen los Black Diamond para desplegarse se va al garete. Continúo con el bastón roto en una mano y apoyándome en el otro. El valle va presentando sucesivos repechos sin dejar ver el collado al que se tiene que llegar. Afortunadamente vine por aquí hace un mes y me lo conozco, con lo cual mi moral ya sabe a qué atenerse. A pesar de la falta del bastón veo que me voy acercando poco a poco a Patrick, aunque al mismo tiempo se me acerca también mi perseguidor, imagino que animado al tener varias presas a la vista. De hecho en algún momento en que oteo el horizonte para ver lo que me queda veo a dos o tres corredores en la última pala. Deben ser Alberto, Iokin y quizá Gerard Morales. De todas formas la mayor parte del rato me lo paso mirando al suelo y esperando escuchar en cualquier momento unos bastones detrás de mí. Pero no llegan. De hecho a medida que la pendiente se acentúa en el arreón final del puerto veo que mi perseguidor ha perdido fuelle y la distancia se ha estabilizado y hasta ha aumentado un poco. Unas últimas revueltas me dejan en lo alto del puerto, aproximadamente a un minuto de Patrick, que no ha perdido el tiempo y ya baja a buen ritmo por el otro lado.
Me concedo unos segundos para reponer líquido y emprendo el descenso, decidido a seguir con la política de vender cara mi posición. Pero las piernas están para lo que están y la transición subida-bajada me vuelve a costar horrores. Bajo muy torpe y la falta de los palos (que ya he guardado en la mochila) no me ayuda demasiado. Venga va, fuera malos pensamientos… Mira dónde pones los pies… No mires atrás… Tienes que llegar abajo sin mirar atrás… Y así voy tirando, mientras las piernas parece que van cambiando poco a poco de tercio y se adaptan un poco mejor. La llegada al bosque, a la sombra y a un mejor sendero me ayudan a aumentar un poco el ritmo, a pesar de un pequeño aterrizaje por el camino. De repente veo un cartel de “500m refreshment”. Coño, ya estoy en el avituallamiento? Pensaba que estaba en el km 99,5… Imposible que haya bajado ya 9 kilómetros… Me miro el dorsal, donde está dibujado el perfil de la carrera, y veo que hay un avituallamiento en el 96,50 que no tenía controlado. Sea como sea, he hecho estos 6kms en una media hora, lo cual me anima. Veo a mis padres, a Jordi y a Àngela, lo cual me anima más todavía. Les dejo los bastones, pego un trago de Aquarius y sigo adelante sin perder ni un segundo.
Troto un kilómetro por la carretera. “Tranquil que no tens ningú darrera” me dice Jordi al pasar con el coche. Mira qué bien, el chico que venía tampoco debía ir muy fino y debe haber gastado su cartucho en el primer tramo de la subida anterior. “El de davant anava lluny per això…”… “No, no, res, avui no penso acabar com a Bastions… Aquest ritme i punto” (lo de Bastions es porque hace un par de años acabé esprintando en una bajada con el amigo Sanvi y me tuvieron que recoger con pala…). Hoy no, tal como iba bajando Patrick, para pillarle tendría que ponerme a correr como un loco y aun así probablemente me quedase con las ganas y llegaría hecho un cromo. Si quedo el 17 pues el 17, vamos a disfrutar estos últimos kilómetros en la medida de lo posible. Me pasan también mis padres y les pido que se esperen también en el avituallamiento del km99,5, que toda compañía es grata y así pego un último trago de Aquarius. Dejo la carretera y bajo entre campos recién segados por donde correr es sorprendentemente agradable incluso a estas alturas. Llega el avituallamiento, el Aquarius y un último repecho por dentro de Taüll que nos han puesto para que pasemos por al lado de la célebre iglesia. En la plaza del pueblo hay bastante gente animando, entre ellos Nuria Picas, que ha tenido que abandonar la prueba. Se acaba el repecho y las cintas me llevan por unas callejuelas hasta la carretera. Cruzo y me meto por un sendero que va cortando las revueltas hasta llegar a Boï. Es buena hora, así que hay más gente animando. “Fan cara de cansats” oigo que dice una chica. Hombre pues sí, no estoy en mi mejor momento. Salgo por un antiguo camino (Camí de l’Aigua, me parece que ponían los carteles), donde hay unos chicos tocando un cencerro enorme. No he oído como lo tocaban al paso de Patrick, así que está lejos. A ver cuánto tardan en tocarlo detrás de mí… Nada, no lo oigo. Perfecto, sin estrés. Y así voy bajando en dirección a Barruera. No veo el pueblo pero busco la referencia del valle por donde sube la Cara Amon, donde se hizo el viernes la prueba de kilómetro vertical. Ahí éstá. Se va acercando poco a poco, mientras avanzo por un bonito sendero entre las últimas luces del día. No voy a necesitar el frontal, eso sí que no me lo esperaba antes de la carrera. Llego junto al río y aparece el ansiado cartel de último kilómetro. Ya se oye la meta. Cruzo un puente colgante y empieza a haber más gente que me anima y me felicita. Después de varias revueltas salgo a la pasarela de esta mañana para cubrir los últimos 100 metros. Veo a Eli, Francesc, mi madre y mi padre, justo antes de entrar en meta en 15h22’ y finalmente en 17ª posición de la clasificación general y 16ª de la masculina (siempre por delante estuvo Caroline Chaverot).
Patrick me da la mano y nos felicitamos. La verdad es que tengo en la mente su imagen de la llegada en el Tor des Geants del año pasado y haber llegado cerca suyo (él hizo 15h17) es una satisfacción. Hay que decir que él hace mejor cara que aquel día. También nos felicitamos con Alberto, con quien he compartido la mayor parte de la carrera y que ha llegado 15º en 15h14. Estoy contento y como estos últimos kilómetros han sido relativamente tranquilos, además tengo algo de aliento y se me nota. “Potser no n’ets conscient però has fet una gran cursa” me dice Eli. Ya sabe que soy inconformista por naturaleza, pero la verdad es que hoy estoy satisfecho. Me he visto avanzando a ritmo de gente de buen nivel. Cierto que en las bajadas me he notado peor que otros días, en parte por el golpe de esta mañana (aún hoy lo tengo un poco hinchado) y en parte porque los cuádriceps han sufrido bastante las largas bajadas de esta carrera. Cierto que viendo la clasificación, desde el 11º hasta mí estamos en unos 20 minutos y que sin el bajón entre el kilómetro 70 al 90 quizá podría haber arañado algún puesto más. Pero qué narices, se ha hecho lo que se ha podido y la gestión de la carrera creo que ha sido buena, con ambición pero con cabeza.
Total, que contento y con la cabeza y el estómago en su sitio, cosa que me permite disfrutar de un rato de cachondeo entre mis padres, Eli, Àngela y Jordi, que pone a prueba mi capacidad de almacenar datos numéricos inútiles en mi cabeza, preguntándome alturas de ochomiles. Alberto estaba por allí al lado y debía pensar que con menudo loco se había juntado…
Conclusión: buen balance de este primer objetivo de la temporada, que me deja con ganas e ilusión para la segunda parte del año. Próxima parada, campeonato de Europa de Rogaine, el último fin de semana de agosto. Ahora a descansar, a caminar y a tocar mapas, a ver si afinamos el olfato y hacemos un buen papel.
Y lo más importante de todo. En el éxito de esta carrera tiene mucha parte de culpa el envidiable equipo de apoyo que estuvo animando y asistiéndome en casi todos los avituallamientos. Mis padres, Kike, Elena, Jordi, Àngela… No sé si haremos “pit stops” de Fórmula 1, pero juntos sumamos y además lo pasamos bien.

Besos y abrazos

P.D: pequeño anejo técnico sobre material y gestión de la carrera
- Tema mochila: la Skin5 de Salomon: la verdad es que es un lujo de mochila (cierto que también cuesta como tal). No se mueve nada, si eres ordenado el material es bastante accesible, incluso cosas que lleves en el bolsillo exterior de la espalda. A nivel de capacidad, cunde mucho, incluso en carreras como esta donde llevaba prenda de manga larga (y que no abultaba especialmente poco), impermeable y pantalones impermeables.
- Zapatillas: Hasta Espot (km67) la Salomon S-Wings
 (http://www.trailrunningreview.com/es/Salomon-S-Lab-Wings/REVIEW--977.html)
Las zapatillas en si son muy buenas. Quizá algo duras para el que le guste la amortiguación, pero permiten un correr ágil y dinámico. La suela agarra razonablemente bien, incluso en días húmedos como el sábado. En hierba mojada evidentemente no hay milagros. Ya os he comentado el problema de las plantillas. Ya venía una de ellas algo arrugada de la carrera anterior. Aquí a la que se mojaron se me salieron las dos como si tuvieran vida propia. No entiendo cómo narices puede llegar a salirse una plantilla que tienes metida debajo del pie, pero es un problema y a Alberto le pasó lo mismo, tanto con este modelo como con la versión Softground (la misma pero en negro y con tacos).
De Espot a la meta, las Inferno 3.0 de Tecnica. Son un guante. Llegué a Espot con los pies doloridos, en parte por el golpe de la mañana y en parte porque me da que yo con las Salomon a la que paso de 50-60 empiezo a sufrir. Las Tecnica me dieron un respiro, aunque sin milagros. No son un milagro de agarre, pero correcto. Muy contento con ellas.
De momento ninguna de las dos se rompe (qué menos, cuando no llevan ni 200kms...)
- Bastones Black Diamond: ligeros, sistema de extensión cómodo, no tanto para plegarlos (quizá algo de aceite en el botoncillo vaya bien, el mío estaba hasta algo oxidado y cuesta apretarlo). Como os decía se me rompió uno. No fue problema del bastón. Se me metió en un agujero cuando iba trotando y no reaccioné a tiempo. El viaje que le pegué fue importante. Una cosa que observé durante la carrera es que el sistema de la dragonera es importante. Los Black Diamond tienen el clásico lazo por el que metes la mano y te ayuda a aprovechar mejor el esfuerzo (las agujetas en los brazos lo confirman). El problema es que entonces para coger algo de la mochila cuesta mucho y eso se traduce en que esperas a que acabe la subida para comer, total que comes menos (a no ser que saques las manos de la dragonera, cojas los bastones con una mano, etc. pero estás metido en el ritmo y no lo haces). Eso me hace valorar más otros modelos donde la dragonera es extraible (hay unos Leki así, no sé si alguno más...)
- Comida:
   - Minibocadillos de queso con mermelada: me acabé comiendo sólo uno. Me costó de pasar y les cogí manía.
    - Membrillo: en formato quesitos, un valor seguro, aunque según como te pringan la mochila
    - Bebida de carbohidratos: para los avituallamientos de Conangles, Pont de Ressec, Espot (acabó siendo en Super Espot) y Estany Gento. No tengo aquí la marca, pero llevan también algo de proteinas, cosa que va bien, Francesc & Eli dixit). Medio bidón cada vez, que si no con tanto líquido sales con la barriga que explota.
    - Un tupper de spaguettis en Espot
    - Picoteo en los avituallamientos: la consabida fruta (plátano, melón y sandía) y esta vez me dio por unas minipalmeras que ponían
- Bebida: prácticamente siempre, agua en un lado y sales en el otro. Las sales o bien Powerade si las reponía de lo mío, o bien el isotónico que daban en el avituallamiento que no sé cual era...

viernes, 8 de julio de 2016

Ultra Valls d'Aneu

No podía ser, un mes sin nada que explicar...
Bueno, hubo un intento de rogaine hace dos semanas, pero fallaron los compañeros y acabé yendo sólo y fuera de competición... Y más fuera de competición me quedé tras un golpe en la cabeza con una rama, así que mejor corremos un tupido velo hasta la aventura de este último fin de semana.
El Ultra de Valls d'Aneu. Hacía tiempo que le tenía echado el ojo a esta carrera, que se ha forjado una imagen de prueba dura y técnica, no en vano le llaman La Indómita. Los números indican 92kms y 7344m de desnivel positivo. Me pareció curioso lo de los 7344m. Imagino que si alguien se entretiene a dar el dato con tanta exactitud debe ser porque es verdad y no ha hinchado los datos deliberadamente para añadir dureza ficticia y atractivo a la prueba, como pasa muchas veces. El recorrido parte de Esterri d'Aneu, en el Pallars Sobirà (Pirineo de Lleida) y describe un bucle en sentido horario pasando por Espot, planes de Son, los valles de Cabanes, Gerber y Saboredo, va al Port de la Bonaigua para cruzar todo el macizo de Bonabé, bajar a Isil y afrontar una última subida hacia la zona del Montroig, ya a caballo de la Vall de Cardós, justo al este. Si queréis más detalle aquí tenéis el link:
http://www.ultravallsdaneu.com/UTVAindex16.htm
Tengo que decir que si tuviese que escoger un objetivo del verano ese sería la Buff Epic Trail de dentro de tres semanas, más que nada porque no todos los días se tiene la oportunidad de correr un campeonato del mundo, y que no estaba muy tranquilo haciendo este otro ultra solo tres semanas antes. Pero en fin, me apetecía correr esta carrera, cuyo recorrido me parece atractivo como pocos, así que pensé que ya recuperaría lo que pudiese en las tres semanas intermedias (en ello estamos ya...) y como diría aquel, no comer por haber comido no es bocado perdido.
Y ahí que me fui, el viernes por la tarde camino de Esterri d'Aneu, a recoger el dorsal, cenar y dormir prontito. O intentarlo, mientras por el whatsapp van llegando informes de cómo Portugal pasa a semifinales (ganarán la Eurocopa y a Cipriano le darán el balón de oro sin hacer nada, resignaros...). Despertador a las 3 de la mañana, breve desayuno a base de pan con queso y mermelada, zumo y un plátano, y otro ratito de desconexión hasta las 4h15. Me visto, cojo la mochila y me voy para la salida. Ya está todo el mundo preparado, pero me escurro hacia la parte delantera y acabo junto Albert Vinagre, a quien conozco de la Rialp Matxicots del año pasado y que tras su segundo puesto en Emmona es uno de los candidatos a estar delante. Viendo la lista de inscritos mis perspectivas son que hay dos corredores que creo que están por encima, Sebas Sanchez, ganador el año pasado, que tiene un currículum destacado y que este año parece estar muy en forma; y Ion Azpiroz, corredor vasco del equipo Hoka, ganador de Emmona y segundo en el Ultra Mític de Andorra en 2015, con un tiempo de 19h que se me antoja lejos de mi alcance. Y detrás unos cuantos que podemos luchar por el tercer puesto. Vamos a ver qué dicen las piernas, que al final las elucubraciones no sirven de nada...

Salimos a las 5 de la mañana, como de costumbre con una primera recta a un ritmo incoherentemente rápido para lo que nos espera. Se forma un grupillo delante, con Sebas Sanchez, Albert Vinagre, un chico de amarillo, un corredor alto con un pañuelo de la ikurriña en la cabeza (deber ser Ion...) y un servidor. Salimos del pueblo y nos encontramos con una pequeña trampa en forma de río que nos deja con los pies mojados para empezar. Cogemos un senderillo al ritmo que marca Albert, que es quien se ha puesto primero. La temperatura es buena (mala cosa, eso quiere decir que a mediodía nos vamos a torrar), el senderillo agradable y el ritmo me parece asequible, así que me centro en entrar bien en carrera. Nos vamos elevando por el flanco oeste del valle, para salir a una carreterilla por la que atravesamos el pueblo de Jou, que a estas horas duerme. Al salir del pueblo y sin buscarlo especialmente me pongo primero en un tramo de subida algo más dura. No me gusta ir delante, tengo la sensación como si tuviera una responsabilidad y me veo como obligado a tirar más (pues vete para atrás podríais decirme...). Sea como sea, voy abriendo camino, intentando fijarme en mis sensaciones y no pasarme de rosca, ya que el recorrido nos empieza a obsequiar con algunos tramos de subida sin cuartel (y sin camino) que parece que van a ser la tónica general de la prueba. Salimos a lo alto de la montaña, ya con las primeras luces del día, y se abre delante nuestro todo el valle de Espot y Sant Maurici, con un paisaje espectacular. Las marcas giran a la izquierda y siguen por lo alto de la loma. Nadie me pasa, así que sigo tirando del grupo, en el que bajo mi ritmo "frenético" se han acumulado unos ocho o diez corredores. Tras un tramo por la parte alta el camino se mete bruscamente a la izquierda por una canaleta de tartera desecha y algo incómoda. Yo todavía estoy en modo prudente y me lo tomo con algo de calma, así que ahora sí que me pasa un chico de rojo (le llamaban Alex, así que debe ser Alex Izquierdo) que parece que desciende bastante mejor que yo. Salimos a un prado que queda en balcón justo encima de Espot y bajamos rápidamente hacia el pueblo, pasando antes por un tramo de cadenas y roca algo mojadita donde voy bastante torpe y me doy un golpe en la rodilla. Afortunadamente sólo es un susto. Hay algo de herida pero superficial. Llegamos todo el grupo de ocho o diez al avituallamiento de Espot, donde encuentro a mis padres por primera vez (todo un detalle levantarse a estas horas!).

Repongo agua, cojo un trozo de torta, frutos secos al bolsillo, un trozo de melón... Y pa'lante! Salgo calle arriba en segunda posición, detrás de Sebas Sánchez que ha salido como un tiro. Será que se ha acabdo el calentamiento para él... Pero parece que no, a pesar de que intento no cebarme le alacanzo otra vez en un repechillo y detrás vienen los demás hasta que se vuelve a formar un grupo de 7 u 8 corredores. Medio de rebote me vuelvo a quedar en primera posición y pongo mi ritmo por el sendero que recorre el GR11 y que sube en diagonal por la ladera norte del valle, para después describir otra diagonal a la izquierda. Un sendero entre bosque la mar de bonito, con subida constante pero asequible. Voy primero, con Álex Izquierdo a unos metros por detrás y los demás a unos 50-60 metros. Ya podrían quedarse más, no? Por pedir que no quede... En fin, a centrarse en las sensaciones propias, que esto es muy largo. Llego a un punto en que el camino gira hacia arriba y empieza a describir revueltas decididamente. Lo recuerdo del mapa, parece que es el tramo final. Efectivamente, una pala herbosa nos deja en lo alto de un colladito con varios madrugadores haciendo fotos. Control de paso arriba y bajadita corta hasta el Refugi del Pla de la Font, que se ve ahí mismo. Segundo avituallamiento (Km16).
Repito el ritual de reposición y vuelta a empezar. Se nota que estamos al principio de la carrera y la gente no se entretiene. Salgo hacia abajo y enseguida me pasan cuatro corredores. Ion, Álex, uno de rosa y el de amarillo del principio. Bajamos entre pista y camino hacia Planes de Son. Mis compañeros han subido una marcha. Prefiero dejarles ir y acabar de comer bien, así que se me van unos 100 metros. Llego rápidamente a Planes, donde vuelven a estar mis padres. Justo antes de llegar cruzo un río a saco, ignorando el puente que había dos metros a la derecha ante la desesperación de mi madre. Vaya! Hay avituallamiento... Pensaba que sólo era control de paso. Pues mejor, más agua, más melón y más sandía. "Albert!!"... Hombre, es Ada, una compañera del trabajo que está unos días aquí en Planes de Son y que ha madrugado para venir a dar un empujón. Tengo un equipo de apoyo "high level"! Veo a los demás corredores que va saliendo ya disparados del avituallamiento. Toca seguir!
Ahora viene un tramo de unos 22-24kms hasta la Bonaigua. Alta montaña de la buena, empezando por un kilómetro vertical hasta el pico del Tesso. Salgo detrás del de rosa y el de amarillo. Les adelanto y me dicen que aún va Sebas por delante. Es verdad, ahí lo veo, a unos 80 metros. Marco mi ritmo de bastoneo y voy subiendo por un prado mientras recorto algo la distancia con él. Vamos girando a la derecha hacia un colladito. Qué raro, el pico se nos está quedando a la izquierda... Yo pensaba que saliendo de Planes íbamos a subir a saco... Llegamos al colladito y las marcas se meten al otro lado, en bajada. Sebas se ha metido por aquí, no? Yo detrás... Al cabo de poco me empiezo a mosquear... "A tu et quadra que baixem?"...le pregunto al de detrás. "Hi han marques, no?"... No me parece una explicación muy convincente, pero seguimos bajando. Me vuelvo a parar y llegan tamibén Ion, Albert, Álex, el de amarillo (lo siento pero no lo tengo identificado...). "Os cuadra esto?"..."Hay marcas, yo sigo" dice Albert... "Sí, pero no serán de la maratón? Yo creo que después de Planes se subía"... "Me da igual, yo ya no vuelvo"... Álex es el único que la ha hecho antes (o eso me pareció en medio de la confusión) pero tampoco está seguro. "Bajemos un poco más a ver si gira a la izquierda"... propongo. Pero llegamos a un prado que yo me había marcado como límite y las marcas se siguen alejando. Nuevo consejo de guerra. Álex ya está convencido de que aquí no es, Ion dice que volvamos y los demás ya no sé qué dicen porque yo saco el teléfono para llamar a la organización y que alguien nos aclare algo. Mientras tanto llega Sebas que se ha dado la vuelta jurando en arameo. Me contesta alguien y le explico que no nos cuadra el recorrido, mientras él me habla al mismo tiempo diciendo que después de Planes hay un kilómetro vertical. Eso ya lo sé, pero directamente, o hay una bajadita entre medio? Al final llego a la conclusión de que realmente vamos mal y de que hay que volver y punto.
A todo esto los únicos que quedamos allí somos Albert y yo. Los demás ya se han vuelto deshaciendo el camino. Subimos por la pista hasta el collado anterior y propongo a Albert que atravesemos flanqueando hacia la derecha y deberíamos encontrar las marcas. Además un cartel señala un sendero que lleva al Refugi del Pla de la Font. Tirando un poco de sentido de orientación, nos deberíamos cruzar con la subida correcta y si no, a una mala campo a través. Total el pico al que hemos de ir está bastante claro. Eso hacemos y sale bien la jugada (de algo han de servir las carreras de orientación). Encontramos unas cintas que suben a saco montaña arriba, y unos cuantos corredores que están metidos en el ajo. Pues nada, no sé en qué posición andaremos pero en fin... Una vez de nuevo en materia, la subida es de las que quitan el hipo. No hay camino. Solo una pala de hierba por la que ir subiendo tirando de bastones, riñones y de todo lo que se puede. Vamos superando corredores hasta que no se ve ninguno más delante. Iremos primeros? No, al llegar arriba nos dicen que han pasado tres. Bufff, y no se ven en todo el tramo de cresta que tenemos por delante. Me entra algo de bajón. Saco un minibocadillo y me peleo con él mientras avanzo por un tramo algo técnico, junto con Albert, Tito Parra (ganador de alguna edición anterior y al que hemos atrapado en el último tramo) y otro corredor. Noto que voy a menos, sobre todo de cabeza. Voy bastante torpe por un tramo técnico. Tampoco me ayuda en absoluto el hecho de que llegue Sebas Sánchez como un avión, bajando pendiente abajo como si no hubiera mañana. Cómo puede bajar así? Me siento un principiante. Me pasa por la cabeza la posibilidad de dejarlo en la Bonaigua. Así no me desgasto de cara a la Buff Epic de dentro de tres semanas. Pero en la Bonaigua estarán Kike, Elena y mi prima Patri, que han subido expresamente a verme. No voy a llegar ahí para decirles que me paro... Y además, que igual no desgasto tanto las piernas pero ya me dirás con qué moral me quedo después de pararme. En fin, que nada, que esto es muy largo, vamos tirando y ya vendrán tiempos mejores.
De todas formas de momento no aparecen. Bajo hacia la Vall de Cabanes, calculo que en 8ª posición porque todos los demás bajan mejor que yo y al llegar abajo también se mueven por los bloques mejor que yo. Empiezo a mosquearme con las zapatillas (unas Tecnica nuevas), a las que culpo de falta de adherencia (injustamente, más bien eramos yo y mi cabeza los que no adheríamos bien). Entre bloques, lagos y neveros acabo llegando a un pequeño avituallamiento en Coma Negra (km28). Repongo líquido y cómo. Por añadir otro problema a la fiesta empieza a apretar el calor. Vuelta a subir, más bloques, más neveros y más laguitos. Lástima que mi mal momento no me deja apreciar lo bonito de la zona. Afortunadamente en la subida la técnica cuenta menos y me acerco a mis tres predecesores, Albert, Tito y el de rojo.  Llegamos arriba casi juntos y en la bajada siguiente noto que me sacan menos, de forma que les aguanto casi hasta el avituallamiento de Gerber (km32). Cuando estamos a punto de salir llega por detrás Ion. Otro más que me pasa, pienso. Salimos Tito, Albert y yo pero al poco se nos une Ion. Hacemos la subida juntos hasta el Coll d'Estany Glaçat, que nos separa del Valle de Saboredo. Noto una ligera mejoría y hago la subida en primera posición del grupo. Empieza la bajada hacia el otro lado y Albert y Tito ya no me pasan, quizá porque el terreno es menos técnico. El que si lo hace es Ion, pero noto que no se me va. Troto en el llano, camino ágil en alguna rampa que hay y en las bajadas veo que ha mejorado mi danza, señal de que la cabeza vuelve. De esta forma acabamos constituyendo un dúo y vamos bajando por el valle, pasando por el refugio de Saboredo y llegando, ya por mejor camino, a la pista que viene de Salardú. La pista al principio la verdad es que es para valientes. Cantos rodados, rocas y miles de trampas anti-tobillos en las que no te puedes descuidar ni un momento, pero la verdad es que mi estado va en franca mejoría y declaro finalizada mi crisis. A ver lo que dura... A media bajada damos alcance a un corredor, lo cual nos deja en las posiciones 4ª y 5ª y contribuye a mejorar mi optimismo.
La pista mejora y nos permite charlar un poco, de forma que los kilómetros pasan algo más rápido. Nos metemos en la niebla en el momento más inoportuno, ya que un poco más allá las marcas indican a la derecha que hay que cruzar un prado. La visibilidad casi no permite ver de una cinta a la otra, pero afortunadamente en el suelo se intuye algo de traza y acabamos acertando el sendero. Ya metidos en él, vamos subiendo a buen ritmo en diagonal hacia el Port de la Bonaigua, mientra nos vamos explicando un poco la vida. En el límite de la niebla llegamos al edificio que las pistas de esquí de Baqueira Beret tienen en el collado, donde se ha montado el primer avituallamiento fuerte de la carrera. Nueva sorpresa positiva, aquí alcanzamos al tercer clasificado. Lo menos positivo: Mayayo, de la web carrerasdemontana.com, nos dice que "16 minutos a líderes". Y 16 minutos desde que se han ido hasta que hemos llegado nosotros. Son Sebas y Jaume, mi compañero de los rogaines, un clásico de este blog. Seamos positivos, parece que tenemos el podium a tiro. A Sebas no lo pillamos ni con lazo y puestos a tener otro corredor delante, lo mejor es que sea Jaume, que es compañero de batallas y me alegro mucho por él. Repongo de todo y me tomo un batido de carbohidratos. No lo he probado antes en carrera, así que veremos qué tal sienta. Aparte de eso, fruta, caldo, algo de frutos secos. Otra sorpresa, en el avituallamiento me encuentro con dos compañeros del instituto, el mundo es un pañuelo...
Salgo con las pilas cargadas algo después que el tercer clasificado y algo antes que Ion. Parece que la comida va poniéndose en su sitio. Subo a buen ritmo y alcanzo a Javi (por el dorsal), el tercer clasificado. Le paso y tiro adelante en dirección a la cima de casi 2500m que supone el final de esta subida. Cruzo con una chica que baja. "El segundo ha pasado por arriba a la una y cuarto y tengo... la 1:28". Joder, pues aún me queda un trozo... Total, que llego arriba sin recortarle nada, a pesar de haber subido bastante bien. Eso es que Jaume (imagino que él es el que va segundo) también está fino. Me llevo un trozo de membrillo a la boca y bajo corriendo al otro lado sin mirar atrás. Viene ahora una zona muy bonita, en la que varias subidas y bajadas nos llevan a pasar junto a los Estanys de Pudo, Garrabea y el Rosari. Terreno salvaje, poco camino y alta montaña, como nos gusta. En una de estas bajadas me alcanza Ion y seguimos juntos hasta el refugio de Airoto, donde hay un nuevo avituallamiento (km51).
Devoro unos trozos de sandía riquísimos y seguimos adelante. Nos queda una última subida de 200 metros antes de bajar hacia Isil, desde donde nos quedará el último bloque. Me encuentro bien dentro de lo que cabe, pero ahora mismo tengo la sensación de que no le aguantaré a Ion lo que queda de carrera. Si alcanzáramos a Jaume igual podría "cambiar de vagón", pero la diferencia disminuye muy lentamente a pesar de que llevamos un buen ritmo. Entre estos pensamientos llegamos a lo alto del collado y empezamos la bajada. Guardo los palos en la mochila según el "Francesc Style" y empiezo a bajar por el sendero. La bajada transcurre de forma bastante plácida, primero por camino y después por pista, con un único susto cuando meto un pie en un agujero enorme justo antes de llegar a Isil. Entramos en el pueblo por el camino por el que la semana pasada vi bajar a la gente de les Falles d'Isil (una fiesta popular en la que la gente del pueblo baja con troncos ardiendo por la montaña, los tiran montaña abajo y por alguna ley física extraña ni se quema la montaña ni a nadie le cae una antorcha encendida en la cabeza). Cruzamos el puente y en la plaza del otro lado está montado el avituallamiento (km62).
 
Muy buen ambiente y todo el equipo de apoyo. Me tomo otra bebida de carbohidratos, que parece que me ha sentado bien. La verdad es que el musculitos que me la vendió el otro día tenía razón en que iba bien para esfuerzos largos y continuados. "Llevais a Jaume a 8 minutos"... "Pero ha llegado o se ha ido hace ocho minutos?"... "Se ha ido". Ah, eso es otra cosa. Total que con los 4 o 5 minutos que debemos pasar ahí la diferencia está en unos 13. Va bajando pero poco a poco. Nos miramos con Ion, en plan "vamos?" y nos ponemos manos a la obra. Viene ahora un trozo llano que tiene pinta de tramposo, hasta Alos d'Isil. Efectivamente, subidas y bajadas y tramos en los que atravesamos campos de vegetación alta. Nos metemos en un caminillo muy majo junto al río y en una de estas Ion se para de repente y empieza a vomitar. Joder, esto sí que no me lo esperaba. Pensaba que iba muy cómodo. Lo cierto es que con tanto líquido ingerido de repente en el avituallamiento, son cosas que pueden pasar, pero es una putada porque pierdes lo que has comido y entras en la reserva. Una vez estabilizada la crisis, seguimos adelante algo más tranquilos y llegamos a Alos d'Isil, donde vuelve a estar mi familia tirando fotos. Desde aquí toca seguir por carretera, quizá el único tramo desgradable de la carrera, pero en fin, no se pueden sacar caminos de todas partes. De esta forma llegamos a las Bordas de Pina, nuevo avituallamiento (km67). Nueva referencia, Jaume a 15 minutos. Aquí no hemos recortado nada. Ion se toma un bocadillo de nocilla que compense lo que ha dejado por el camino, mientras yo sigo básicamente a base de sandía y melón.
 
Tenemos por delante 1000 metros de subida, que afortunadamente hice el otro día (de hecho todo el tramo hasta la meta). Salgo delante y pongo un ritmo constante. A los pocos minutos en una revuelta veo que Ion ha perdido unos metros. "Venga, venga, aupa Ion!"... "Creo que tengo que coger mi ritmo"... Me entra un dilema. Ahora mismo me encuentro bien y el cuerpo me pide intentar ir hacia delante. Me viene a la cabeza alguna otra carrera en la que he pecado de conservador y después me he quedado con la sensación de no haberlo dado todo. Pero me sabe mal haber compartido tantos kilómetros, seguramente con algún momento en el que él tenia más fuerzas que yo, y tirar ahora yo para delante. "Oye, te sabe mal si tiro?..." le acabo diciendo. "No hombre, aprovecha que vas bien". Así que con algo de sentimiento de culpabilidad pero me voy para delante.
La subida tiene un primer tramo durillo para dar paso después a una zona plana y más abierta. Cuando llego a ella miro al fondo del valle buscando a Jaume en la ladera de enfrente. Ahí lo veo. Un puntito blanco. Le echo un vistazo al reloj y al pasar por donde le había visto veo que me saca 10 minutos. Ya estoy metido nuevamente en un tramo duro en el que las marcas suben junto a una bonita cascada. Al llegar a otro replano me noto un poco fuera de punto, así que me calmo y saco algo de comer. Las marcas suben ahora a la izquierda, pero no veo a Jaume. Reemprendo la subida con algo menos de alegría y salgo a un nuevo descansillo donde vuelvo a buscar con la mirada. Nada. Las marcas suben ahora a la derecha brsucamente. Tiro hacia arriba, ya sin ningún ritmo de caza. Mi buen momento ha pasado. Me vengo un poco abajo moralmente, en estado pre-pajarón. Ha sido una estupidez. Tendría que haber seguido con Ion. Quedaba mucha carrera como para ir recuperando poco a poco. Podríamos haber alcanzado a Jaume y haber llegado los tres tranquilamente a meta. A cambio de eso, he hecho un alarde que me está dejando KO, no voy a llegar a Jaume, me va a alcanzar de nuevo Ion, no le voy a poder seguir...
Con el estado de ánimo bastante bajo acabo superando este nuevo repecho y entro en una zona de bloques. La semana pasada subí al collado que marcaba el track de la carrera, pero había un nevero complicado de pasar yendo rápido. Veo que ahora las cintas nos hacen subir por una pala herbosa en la que pega el sol y está libre de nieve. Jaume está peleándose de lleno con ella. Tiene un aspecto terrible. Llego al pie y empiezo a subirla tirando de bastones y de lo que puedo, pero clavar los palos me obliga a curvarme de forma que casi me caigo para atrás. Es super incómodo... Al final decido dejar colgando los bastones de las muñecas y avanzo agarrándome a las hierbas. A cuatro patas parece que la cadencia de pasos es algo mejor, así que doy por bueno el invento y progreso sin mirar hacia arriba, con la cara a un palmo del suelo inclinado. Finalmente la pendiente cede un poco y llego a un control de paso en lo alto de la cresta. Al otro lado bajan las cintas hacia unas cuerdas fijas que ayudan a salvar un tramo complicado. Ni rastro de Jaume. Bajo con una agilidad limitada y giro a la izquierda hacia el Estany de Tartera, donde hay un nuevo avituallamiento (km74). Llego con la esperanza de que Jaume esté allí descansando tranquilamente. Por ilusión que no quede... Qué va, ha pasado hace 5 minutos. Repongo agua y visto que no hay melón ni sandía, tiro para delante.
Viene un tramo de sube y baja pasando por el Collet Curios, el Estany de la Gallina y els Tres Estanys, antes de subir la última dificultad orográifca, el Pic de la Coma del Forn. Le voy recortando muuuuy lentamente, hasta alcanzarlo finalmente durante la última subida. "Què! Qué et sembla la cursa?" Te lo digo o te lo cuento... La verdad es que siento que la caza me ha dejado listo de papeles. La subida hasta el pico la hago a un ritmo bastante pobre pero al ir dos parece que se pasa algo mejor. Bajamos al otro lado, por una pala herbosa bajo la cual, en un rincón perdido a donde no llega ningún camino, nos encontramos a un tipo con un dron. En pleno rodaje describo una pirueta y estoy a punto de acabar por los suelos. Tras el curioso encuentro seguimos bajando. Vamos charlando, pero yo de vez en cuando tengo que cortar la cháchara porque siento que necesito guardar aliento y concentración para no acabar en el suelo. La bajada es incómoda, con barro, hierbas y sendero muy desdibujado, hasta llegar a una pista que da un pequeño respiro. Corto, eso sí, porque las cintas enseguida nos guían por un senderillo que flanquea por terreno bastante técnico y con algunas cadenas hasta la Ermita de Sant Beado. El inicio de la bajada me había devuelto algo el aliento pero a la que tengo que empujar noto que voy sin guardarme gran cosa. Bajamos al fondo de un valle lateral y seguimos por buen sendero en dirección a Cerbi. A medio camino veo que hay alguien que nos saluda. Es Joan, un amigo de Jaume que se pone a correr junto a nosotros.

Inciso: hace un par de años con motivo de participar en el Tor des Geants di bastante la chapa con el tema de los acompañantes. Cierto es que allí se trata de acompañamientos de una noche en momentos en los que el sueño aprieta. El reglamento de la carrera (del Tor y de esta) dice al respecto que está prohibida la asistencia fuera de las zonas de avituallamiento. Para mí el acompañamiento del Tor es claramente asistencia. En este caso creo sinceramente que no me ayudó el hecho de que viniera Joan con nosotros ese kilómetro y medio hasta Cerbi. De hecho yo iba delante pensando en poner un pie delante de otro y poco más, mientras oía voces detrás de mí que hablaban de que si Contador se había caído, que si Jaume iba a hacer la Cavalls del Vent... Yo iba más tieso que la mojama y en ningún momento me planteé si Joan podía o no venir con nosotros (por otra parte le agradezco su buena intención). Pero vamos, conclusión, que para no discutir sobre donde está el límite de la asistencia o no assitencia, lo mejor es no permitir el acompañamiento explícitamente en el reglamento de la carrera, ni una noche, ni un kilómetro y que si me vuelve a pesar, por tieso que vaya me acordaré y lo tendré en mente. Queda hecha la confesión y pido disculpas.
Dicho todo esto, el tramo llano justo antes de Cerbi me deja definitivamente fuera de punto y llego al avituallamiento (km84) con bastante mala cara. Me siento en un banco (creo que no lo había hecho hasta ahora) y me como un par de trozos de sandía. Me quedaría un rato. "Què? Anem o no?" Jaume con buen criterio me mete algo de prisa. Salimos calle abajo... "Acaba d'arribar el quart!" oigo... Asi que Ion está aquí mismo. Por un lado me alegro y por otro me vuelve el sentimiento de culpabilidad de antes. Ves? Podrías haber seguido con él sin pegarte el calentón y ahora no estarías cocido. Ahora nos alcanzará y evidentemente no pidas que te espere... Te vas a quedar cuarto por capullo... Así que entre el estrés, la culpa y la vergüenza me pongo en modo "haz lo que puedas y lo que sea será". Afortunadamante el otro día hice este tramo hasta Esterri y me lo conozco. No hay repechos importantes hasta un kilómetro antes de meta. Las marcas van por un sederillo entre el bosque, que va cruzando varias veces la carretera. Tres kilómetros más tarde pasamos por Unarre. Me sorprende que Ion no nos haya atrapado todavía. Voy haciendo lo que puedo, pero el ritmo que llevamos no es como para aguantar a alguien que viene recuperando. Nos encontramos a Mireia (compañera de Jaume). "El porteu a dos minuts!". Jaume hace rato que me ha dicho que llegamos juntos, pero le digo que haga la suya y tire, que ya me quedo yo con mis cansancios, mis dilemas y mis cosas. Tras un par de intentos de tirar de mí, se va separando en un tramo de carretera en el que a mí me cuesta más aguantar el ritmo. Las marcas se meten por un sendero a la izquierda que me tiene que llevar a Escalarre. Recibo los últimos ánimos de la familia y me lanzo por un tobogán que me da algo de ritmo. Entre la gravedad y la proximidad de la meta, me ayudan a subir un puntito.
Hay alguna rampa de subida pero sé que no son largas así que las troto todas y en las bajadas me voy encendiendo cada vez más. No sé para qué lucho, si para volver a atrapar a Jaume, si para que no me coja Ion o simplemente para soltar la rabia y justificar mi maniobra pero lo cierto es que cada vez voy más rápido. Quedan dos kilómetros y ya no guardo nada. Llego a Escalarre relativamente rápido y bajo por las calles como un poseso. Ahí están Kike y Elena con nuevos ánimos impagables. Miro de reojo y no veo a nadie. Tampoco delante. Cruzo el puente y me indican que a la derecha. Suerte que conozco este repecho. Unos 50-60 metros de desnivel para acabar de joder al personal. En pleno estado de efervescencia subo al trote pero a media subida pongo un punto de cordura para evitar el colapso total y sigo caminando y agarrándome a los bastones. Veo un sendero que llega desde la derecha. Vale, este era el final del repecho. No hay más metros que subir. Así que arranco de nuevo y acelero todo lo que puedo por este sendero de ligera pendiente descendente por el que te puedes poner a mil por hora. Bajo como un loco. De vez en cuando me viene algún espasmo de control, no vaya a ser que una ostia me corte el rollo de repente, pero son pasajeros. Empujo y empujo como si no hubiera mañana. Ya llego a la carretera, de ahí serán unos 500 metros. Alcanzo a ver a Jaume a lo lejos, pero al salir al asfalto la bajada se acaba y con ello baja también mi velocidad. Después de la primera recta miro hacia atrás y no veo a Ion. Echo un cálculo rápido. Me deben quedar 400 metros, no le veo 100 metros por detrás... Si voy a 12 por hora... En fin, parece que sí... Me acerco a un puente y veo la camiseta naranja de mi madre, que echa a correr hacia la meta. Menos mal, ya estoy cerca. Cruzo el puente y salgo a la calle principal del pueblo. Miro a la derecha. Bien, ahí está. La meta y un montón de gente animando. Que emoción! Se me pone la piel de gallina al recordarlo. Cruzo el arco de meta entre gritos de ánimo y aplausos y no doy ni un paso más. Qué momento!!

Me abrazo con Jaume. Hubiese estado bien llegar juntos como en los rogaines, pero no he podido. Una vez recupero el aliento hablo con el speaker, que de hecho es el mismo que estaba en el Trail de Nogueruelas de principios de abril. Me sorprende ver que Ion no llega todavía. Al final resultó que se había perdido y llegó 20 minutos después. La verdad es que mala suerte. Espero que nos volvamos a encontrar en alguna otra carrera próximamente, quizá en la Buff Epic de dentro de tres semanas. Un placer haber compartido kilómetros!
Por mi parte, contento con la carrera. Lástima de no haber gestionado mejor el esfuerzo al final y sobretodo lástima del percance de la mañana y de haber perdido el recorrido. No me gustaría que eso dejase una mala imagen de la carrera. Son cosas que pueden pasar, los medios son limitados y no puedes tener gente en todas partes, pero de todo se aprende. Igual que yo aprendo que mientras no tenga dinero para comprarme un buen reloj donde poder descargarme el track, tengo que preparar más la carrera y memorizar mejor el recorrido. Pero lo dicho, este ultra es un carrerón. El recorrido es globalmente de los más bonitos que he hecho. Los avituallamientos están muy bien a pesar del difícil acceso a muchos de ellos y el marcaje en sí también está muy bien, ya que a pesar de que la mayor parte de la prueba discurre fuera de camino, aparte de la confusión que ya he comentado en ningún momento perdí las marcas ni tuve ninguna duda. Ahora a recuperar lo mejor posible y afrontar con la moral alta la Buff Epic Trail de dentro de tres semanas. Hasta entonces!

Besos y abrazos